12 de diciembre de 2011
12.12.2011
40 Años
40 Años

La movilidad, en espera

El Partido Popular prometió en campaña la tarifa plana de bus, un bono familiar, transbordos gratuitos y que todas las marquesinas tengan información de espera

12.12.2011 | 01:00
Para de bus en la calle de la Torre con información sobre tiempos de espera. / eduardo vicente

La aplicación de una tarifa plana en los autobuses urbanos se aplaza sin fecha, pero hay más promesas electorales del PP que todavía no han salido a la luz y que entrarían dentro del plan de movilidad que prepara el Gobierno local. Nuevas tarifas, transbordos gratuitos y paradas con información al instante son algunas de las propuestas para el transporte público, así como la puesta en marcha del metro ligero, pero los populares también prometieron agilizar proyectos relacionados con la movilidad como la tercera ronda y la intermodal

El Gobierno local aplazaba en los últimos días, sin fechas concretas, la instauración de la tarifa plana en el billete de autobús que el ahora alcalde, Carlos Negreira, prometió en campaña. Durante el período preelectoral el Partido Popular realizó varios compromisos sobre el transporte público que deberá cumplir antes de 2015. Hay ideas más fáciles y otras más difíciles, y las hay que requieren colaboración de otras administraciones y otras de simple voluntad política en el Ayuntamiento. Sobre el transporte público, además de la tarifa plana, los populares apostaban por crear un bono familiar o una tarifa turística y también proponían que todos los transbordos fueran gratuitos y que se ampliara el tiempo límite para realizarlos. Sobre las líneas y las frecuencias, la formación liderada por Carlos Negreira evitaba, antes del 22 de mayo, avanzar cuáles serían las modificaciones que realizarían si llegaban a María Pita, aunque hablaban de "incremento" de ambas, en general. Lo único que concretaba el PP era una línea específica entre Los Rosales y la Universidad con paradas en Agra del Orzán, O Ventorrillo y Os Mallos y la mejora del tiempo de paso de los vehículos hacia los polígonos industriales y los hospitales.

Las paradas también mejorarían con al "plan integral de mejoras en el servicio de buses urbanos" -tal como llamaba el PP a esta parte del programa electoral-, con la instalación de indicadores electrónicos para saber el tiempo de espera en todas ellas y con la colocación de marquesinas, también en la totalidad, para que los usuarios se resguardasen de la lluvia.

Pero el PP también avanzaba que el transporte público necesitaba también de las infraestructuras viarias para conformar un verdadero plan de movilidad, por eso prometían la agilización de la tercera ronda o la estación intermodal -que dependen de otras administraciones- e incluían una idea que ya había salido a relucir en programas electorales de otros partidos: los aparcamientos disuasorios. Una red de seis aparcamientos situados en los accesos de la ciudad para que los conductores que lleguen a A Coruña desde otros municipios estacionen allí su vehículo y utilicen la red de transporte público para llegar a cualquier parte de la urbe y evitar así la entrada masiva de coches.

Y, al margen de los autobuses urbanos y los taxis, el PP prometía, como ya hubieran hecho otros futuros alcaldes durante muchos años, el metro ligero. Negreira diseñaba una implantación en tres fases. En la primera los vehículos circularían por el tramo urbano en dos líneas, una circular y otra desde el polígono de A Grela, mientras que en la segunda parte del proyecto, el metro conectaría con el área metropolitana y se introducirían servicios de tren de cercanías. En la tercera ya sólo restaría aumentar las líneas y las frecuencias para que la conexión de la comarca en este medio de transporte estuviera completa. Hasta aquí la idea. La realidad es otra. El Gobierno gallego -del mismo partido que el Ejecutivo municipal- planteó en los últimos meses dudas sobre la viabilidad financiera del metro ligero, aunque se comprometió a tener listo el estudio técnico y económico para inicios de 2013, una fecha un tanto ajustada para desarrollar toda la red que pretendían los populares en mayo.

Suprimir coches de las calles y aumentar el uso del transporte público, tanto del bus como del metro ligero, era el objetivo del PP y lo es del Gobierno local. Otra cosa serán los plazos de desarrollo del plan de movilidad que los de Negreira dicen estar redactando y que se supone que contendrá todas las promesas plasmadas en un papel antes del 22 de mayo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook




Elecciones Generales 2019

Domingo 10 de Noviembre de 2019, España

Congreso de los Diputados

esquelasfunerarias.es