20 de junio de 2018
20.06.2018

El Sal Lence desentierra su memoria

Alumnos y docentes del colegio de Os Castros muestran una investigación sobre la vida y obra del fundador de la escuela en una jornada de puertas abiertas

20.06.2018 | 10:56
Estudiantes y docentes del centro posan junto a la exposición, con la directora a la izquierda.

Hasta hace poco, Jerónimo Sal Lence era para los alumnos del colegio de Os Castros que lleva su nombre poco más que el lugar al que acuden cada día. Hoy, todo el alumnado de este centro de Educación Infantil y Primaria de la avenida de Oza conoce quién fue su fundador, a qué se dedicó y qué hizo, y sabe explicarlo muy bien a cualquiera que le pregunte. Los propios escolares fueron ayer los encargados de realizar la presentación oficial de la jornada Conociendo a Jerónimo Sal Lence, en la que se muestra la investigación en forma de exposición de documentos, fotografías y material diverso de la época. Con esta iniciativa, la comunidad educativa quiso dar a conocer al barrio la figura de este médico militar, uno de los más ilustres oftalmólogos del primer tercio del siglo pasado.

Los alumnos y alumnas abrieron la jornada llevando a cabo una representación en la que recreaban la inauguración de la escuela, casi un siglo atrás, tras lo cual se presentó una placa conmemorativa y quedó abierta al público la exposición, que el propio alumnado explicaba a los visitantes. Los estudiantes no se limitaron a abrir y conducir el acto, sino que aportaron al conjunto sus propias obras en memoria del fundador. Los pequeños del centro elaboraron un cómic biográfico que muestra momentos de la vida de Sal Lence, y los mayores prestaron sus voces a simulaciones radiofónicas de discursos del oftalmólogo, tales como la conferencia en favor de la autonomía gallega y el discurso que pronunció el día de la inauguración del centro.

Este afán por ahondar en la vida de Jerónimo Sal Lence nace con la reciente aplicación de la ley de memoria histórica en el callejero de la ciudad de A Coruña, y al encontrar en el pasado del fundador indicios de afección al régimen franquista. "Son argumentos tan débiles como la mención a Franco en una conferencia, nada excepcional teniendo en cuenta el ambiente de A Coruña en los años de la guerra, una de las primeras ciudades en caer bajo el mando del bando nacional", comenta el coordinador de la investigación y profesor del colegio, Rafael Rey. Es así como en el momento en el que el Concello, hace dos mandatos, se plantea la retirada de la denominación a la escuela en aplicación de la ley, el profesorado se dispone a investigar al personaje y desmentir los argumentos que lo vinculaban a la dictadura. Comienza de esta forma hace ya tres años una investigación que lleva al cuerpo docente del colegio Sal Lence a indagar en archivos militares y el registro civil, y a examinar con lupa la hemeroteca de la época, en busca de indicios que ayudaran a desentrañar rasgos de la personalidad de Sal Lence.

El resultado de la investigación, en el marco de un Proyecto de Formación Permanente del Profesorado, otorga la razón a los docentes, ya que las pesquisas arrojan datos incompatibles con la militancia franquista. Entre los documentos recabados, se encuentran notas de prensa que vinculan a Sal Lence con el galleguismo, con los movimientos en pro de la autonomía gallega y con figuras represaliadas por el franquismo, como el político exiliado Suárez Picallo (al que el mismo Sal Lence propone como candidato a las Cortes). Y se une que el fundador del centro estuviese fichado por la brigada político-social. En los numerosos documentos, algunos cedidos por la Real Academia Gallega, se revela su vinculación con las Irmandades da Fala y personajes como Antón Vilar Ponte, al que dedica un libro de su puño y letra, documento expuesto en el colegio.

Aunque el tema de la memoria quedó zanjado y el Concello descartó cambiar el nombre al colegio, los investigadores no se detuvieron y decidieron trasladar sus descubrimientos y contagiar su entusiasmo a los alumnos, con el fin de acercarles a la figura del fundador. "Todo empezó como un proyecto de base científica, que con trabajo en equipo y colaboración se convirtió en algo emotivo con lo que los chavales se han implicado a fondo. A lo largo del día han venido antiguos alumnos y gente del barrio. Es una forma de reencontrarnos y conocernos" concluye la directora del centro, Victoria Vilarelle.

Uno de los primeros alumnos del centro, Camilo Gómez, visitó este miércoles sus instalaciones durante la jornada de recuerdo del fundador de la escuela: "Cuando Jerónimo Sal Lence visitaba el colegio, nos daba una peseta a cada uno, toda una fortuna".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es