Kiosco

La Opinión de A Coruña

El “desánimo” de la espera en Monte Alto

Placeras y la escuela infantil lamentan la renuncia de empresas a la reforma de la plaza y critican que pasaran siete años desde su anuncio

Uno de los accesos al mercado de Monte Alto, con el patio de la escuela infantil a la izquierda. | // C. PARDELLAS

Desánimo y desencanto. Estas son las sensaciones comunes que tienen en la plaza de Monte Alto los placeros del mercado y las profesoras de la escuela municipal infantil, dos de los colectivos a los que más afecta y beneficia la esperada reforma integral de la zona, aplazada por la renuncia a ejecutar la obra de las cuatro empresas que se presentaron al concurso. Los casi siete años transcurridos desde la primera vez que se anunció la intervención en la plaza y los retrasos que se han dado en cada fase del proceso —concurso de ideas, redacción del proyecto, licitación, adjudicación— han “acostumbrado” a los afectados a tomarse con reservas la reforma y ahora asumen con resignación que la falta de constructoras, aquejadas por el alza del precio de los materiales, haya dejado el proyecto en suspenso.

“Somos conscientes de que el proyecto es complejo y de que no es buen momento para las empresas por la subida de los precios. Pero también este es un momento trascendental para hacer la obra porque se licita de forma conjunta la gestión de las escuelas infantiles municipales. Sabemos lo que es esperar, pero es increíble que hayan pasado tres mandatos desde que se anunció el proyecto y aún no se haya adjudicado nada”, lamenta Montse Sancho, directora del centro educativo de la plaza, ubicado en la parte baja y que, según el proyecto de reforma, se trasladaría a la zona superior con accesos más cómodos y una superficie mayor.

El mercado municipal también sufriría una importante transformación, más abierto a la calle y mejor integrado en el entorno, con mayor visibilidad. “Estamos desanimados. Habíamos asumido que tendríamos que reubicarnos en la plaza Indalecio Prieto durante las obras, y que habría que hacerlo pronto. Y ahora no tenemos ni idea de cuándo nos moveremos. Está muy bien que la plaza quede más integrada en el barrio, eso es una mejora general para todos, pero personalmente me parece una pena que la reforma que se hizo en su día en la plaza no fuera más completa”, opina Ana Pérez, presidenta de la asociación de placeros del mercado.

Dos pescaderías, dos carnicerías, dos pollerías, dos queserías, una frutería, una panadería y un ambigú son los negocios abiertos en el interior del mercado, a los que se añaden una floristería y una tienda de ropa en el exterior. Debajo, junto al supermercado Gadis y encima del garaje, están la escuela y dos locales de entidades del barrio, que tras la reforma pasarían a formar parte de la superficie elevada de la plaza, zona donde se reordenaría la ubicación de las paradas del bus urbano y los taxis.

La reforma de Monte Alto, anunciada por el Gobierno local del PP y retomada con mayor alcance y presupuesto por el de Marea Atlántica, no contó con un proyecto hasta principios de 2019, aunque el plan se aprobó al año siguiente y aún hubo que esperar a mayo de 2021 para que fuese licitada. Las ofertas de las empresas se abrieron el 18 de junio, tras lo que existía un plazo de dos meses para que el Concello adjudicara las obras. Pero ese periodo se extendió hasta el pasado 14 de enero, y entonces los precios de los materiales de construcción ya habían subido, como justificaron algunas aspirantes.

Tras la renuncia de las empresas, fuentes municipales avanzaron que el proyecto no será modificado en la convocatoria de un nuevo concurso, para el que se dotará de un mayor presupuesto.

Compartir el artículo

stats