Kiosco

La Opinión de A Coruña

Más de un año de esperas en la Filmoteca de Galicia

Las obras de la sala empezaron esta semana y el centro ha cumplido ya siete meses sin proyecciones en sus instalaciones

Antigua biblioteca del CGAI. | // EDUARDO VICENTE

Tras el anuncio del conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, de que el Centro Galego das Artes e da Imaxe (CGAI) se transformaría en la Filmoteca de Galicia, en marzo del año pasado, pocas cosas han cambiado. El centro sigue sin cubrir la plaza de dirección, a la que nadie ha accedido desde la jubilación de su anterior director, Guillermo Escrigas, en el verano de 2019. A preguntas de este diario, el conselleiro había dicho ese día que, para potenciar la institución, habría que cambiar los estatutos de la Axencia Galega de Industrias Culturais (Agadic) y que, a partir de ahí, ya se podría convocar la plaza.

El cambio de los estatutos se hizo efectivo en abril de 2021, de modo que fue entonces cuando el CGAI pasó a ser oficialmente Filmoteca de Galicia. Un año después, la plaza de dirección del centro sigue sin ser convocada.

También se han producido retrasos con las obras que se anunciaron en marzo del año pasado, que comprendían la reforma de la cabina y también la de la sala de proyecciones. Lo que iba a ser una intervención de unos dos meses, se ha alargado en el tiempo, ya que la última proyección que se pudo ver en la Filmoteca de Galicia fue en octubre del año pasado, porque se iban a iniciar las obras de reforma. Finalmente, la intervención en la cabina ya se ha ejecutado y la de renovación de la sala, para mejorar la insonorización, ha empezado esta semana.

Es por ello por lo que todavía no hay fecha para que se retome la programación en las instalaciones de Durán Loriga. A pesar de que la Filmoteca de Galicia intentó trasladar a otras salas sus proyecciones, esa opción solo fue autorizada por la Xunta excepcionalmente en el mes de marzo, para realizar la retrospectiva del director japonés Mikio Naruse, en la sede coruñesa de la Fundación Pedro Barrié de la Maza. En este año, desde que el CGAI funciona ya como Filmoteca de Galicia tampoco se han ejecutado otros cambios que la institución reclamaba desde hace tiempo, como que se dotase de personal a la biblioteca, para que pudiese volver a prestar servicio, y mejorase el archivo.

El anuncio del conselleiro, sin embargo, cuando visitó las instalaciones en marzo del año pasado hacían pensar en un futuro diferente para el CGAI que, para entonces, celebraba su trigésimo aniversario.

“Este centro es fundamental para entender la importancia que tiene en el presente el mundo del audiovisual en Galicia y vamos a reforzar su carácter”, había dicho Rodríguez, que prometió entonces que la filmoteca recogería la memoria audiovisual de Galicia, como ya lo venía haciendo el CGAI, no solo desde un punto de vista “de ocio”, de proyección de películas, sino también desde el de la documentación para “recopilar toda la información audiovisual” que se haya producido en Galicia y en el ámbito de la documentación histórica.

Pasado ya más de un año de la modificación de los estatutos del Agadic para dar amparo a la Filmoteca de Galicia, la entidad sigue a la espera de que se cubra la plaza de dirección y también de que se acaben las obras de reforma en la sala de proyecciones.

Compartir el artículo

stats