Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El legado de Pardo Bazán se irá al Gaiás si la Academia no encuentra alternativa en la ciudad

La Real Academia da por “agotadas” las vías con las administraciones públicas y busca una nave de alquiler para albergar los fondos durante los 19 meses de la reforma. La Casa Museo no será visitable durante este periodo

El despacho de Emilia Pardo Bazán, en la Casa-Museo que lleva su nombre. | // VÍCTOR ECHAVE

El legado de Emilia Pardo Bazán se irá a la zona de almacenaje de la Cidade da Cultura, en el Gaiás, a finales de año a menos que la Real Academia Galega consiga cerrar próximamente un acuerdo —ya sea de cesión o de alquiler— para que se quede en la ciudad. El vicesecretario de la Real Academia Galega (RAG), Xosé Henrique Monteagudo, explicó ayer a este diario que la pretensión de la entidad es que tanto los fondos de la Casa-Museo Emilia Pardo Bazán como de la RAG y todo su personal se queden en la ciudad, pero que tiene sobre la mesa “una reserva de espacio” en la Cidade da Cultura para almacenar los fondos patrimoniales y museísticos —mobiliario antiguo, obras de arte, artículos históricos...— durante los 19 meses que durarán las obras de rehabilitación del número 11 de la calle Tabernas.

La institución plantea varios escenarios, aunque, según comentó Monteagudo, el que más les gusta y en el que siguen trabajando, es el de que tanto los fondos como los trabajadores se queden en la ciudad. A pesar de que la Academia intentó durante meses que alguna institución pública, como el Concello o la Autoridad Portuaria, le cediese un local en el que poder instalarse provisionalmente, Monteagudo asume que esa vía está agotada; por eso ha iniciado ya el proceso de buscar una nave con oficinas para poder trasladarse mientras duren las obras o bien unas oficinas en el centro de la ciudad y una nave que cumpla con las condiciones que requieren los fondos que ha de albergar.

“Las posibilidades de tipo institucional ya las agotamos. Ninguna Administración pública está en condiciones de cedernos un local donde podamos estar todos los trabajadores con los fondos, entonces, estamos viendo la posibilidad de alquilar en A Coruña”, explicó ayer Monteagudo, que confesó que la RAG carece todavía de un presupuesto para efectuar el traslado de los fondos, ya que en el edificio hay no solo libros sino también obras de arte, mobiliario histórico y ejemplares que necesitan unas condiciones de humedad especiales para su correcta conservación. Por esta razón, cada una de las unidades de trabajo de la Academia tiene que entregar en septiembre un plan de mudanza y un documento sobre cuál será su trabajo durante estos casi dos años.

“Hemos hablado con la Xunta para llevar los fondos patrimoniales al Gaiás, porque tiene una parte para el Museo de Galicia. Ese almacén tiene la ventaja de que reúne todas las condiciones. Tenemos una reserva de espacio ahí por si acaso, pero nuestra idea, y yo creo que va a ir por ahí, es quedarnos en A Coruña”, comentó Monteagudo. El ofrecimiento del Concello, según avanzaron fuentes municipales, fue el de cederle a la Academia la tercera planta de la Casa Paredes para un “traslado parcial” y que pudiese usar estas instalaciones, que, por espacio, son insuficientes para albergar los fondos.

A pesar de que la Academia cuenta con poder seguir prestando servicio mientras duren las obras, Monteagudo avanzó ayer que para la Casa-Museo Emilia Pardo Bazán no han conseguido “ninguna alternativa viable” y que eso derivará en que no se podrá visitar hasta que los fondos regresen a la que fue la casa de la escritora.

“Requiere un espacio céntrico con unas condiciones determinadas. Tiene que haber control en la entrada, seguridad... No conseguimos que ninguna Administración nos dejase un espacio idóneo para el museo. Lamentablemente, a día de hoy, salvo que aparezca algo que, en este momento, no prevemos, el museo no va a estar abierto en este tiempo. Va a estar embalado y almacenado”, comentó Monteagudo, que adelantó también que la Academia ha mantenido reuniones con la Xunta para que sea el Gobierno gallego quien colabore con la Academia para afrontar los gastos derivados del traslado de los fondos, que será de ida y vuelta, y también, “de la reinstalación y funcionamiento fuera” del edificio, es decir, de los alquileres y del mobiliario que haya que adquirir para seguir funcionando.

“Entendemos, y la Xunta de primeras acepta nuestro razonamiento, que dado que el Gobierno central está destinando 3,12 millones a la Academia, la Xunta puede colaborar con esta parte y esperamos que así sea, porque es una suma importante. Las palabras son buenas, pero no tenemos nada concretado porque tampoco tenemos nosotros un presupuesto cerrado”, declaró Monteagudo.

Sobre si la Xunta no preferirá que todo se vaya a la Cidade da Cultura, para dotarla de contenido y también para ahorrarse algunos de estos costes, Monteagudo considera que no, porque el “Gaiás también tiene sus problemas de almacenamiento” y porque la Xunta “no ve con malos ojos” que los fondos y los trabajadores se queden en A Coruña y “que no anden de un lado para otro”.

En 2023, la Academia se enfrenta al centenario de la muerte de Murguía y también a los 60 años de la celebración de las Letras Galegas, es por ello por lo que la institución precisa que sus fondos estén disponibles “al 100%”.

El concurso para ejecutar las obras recibe 16 ofertas

El concurso abierto por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para la rehabilitación integral de la sede de la Casa-Museo Emilia Pardo Bazán y la Real Academia Galega ha recibido 16 ofertas. El presupuesto es de 3,12 millones de euros y el plazo de ejecución de 19 meses. El objetivo es paliar los daños estructurales del inmueble, ya que hay zonas que corren riesgo de derrumbe. El sobre de la oferta técnica se abrirá la próxima semana, el 28 de julio, y el de la oferta económica, el 8 de septiembre. La Academia, según los plazos que le expuso el ministerio, prevé que el edificio esté vacío a finales de año, para que se puedan iniciar estas obras, comprometidas desde el año 2015, cuando la titular era la popular Ana Pastor.

Compartir el artículo

stats