Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El Concello apura en Oza la solución de la accesibilidad para mantener la bandera azul

Prevé que tanto el andador como la silla anfibia estén disponibles hoy tras haber sido reparados | La entidad alertó de que tenía que mejorar el servicio para mantener la enseña

Bandera azul, en Oza, sin la plataforma accesible hasta la orilla a principios de agosto. | // CASTELEIRO/ROLLER AGENCIA

Tanto el andador como la silla anfibia con la que está dotada la playa de Oza para facilitar el baño a las personas con movilidad reducida volverán a estar disponibles a partir de hoy, tras haber sido reparados, según indicaron ayer fuentes municipales, después de que usuarios del servicio denunciasen en este diario que los materiales del arenal estaban en mal estado. También le advirtió la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Aedac), la entidad sin ánimo de lucro que concede las banderas azules, de que tendría que mejorar el servicio para poder mantener la enseña.

Una de las obligaciones de los arenales que tienen esta distinción es la defensa de la seguridad ciudadana y el compromiso con la accesibilidad, de modo que, si las personas con movilidad reducida no podían disfrutar del baño en Oza, el arenal no podría considerarse bandera azul. La misma exigencia le hizo la entidad en la playa del Orzán, ya que, en una inspección rutinaria al arenal, advirtió que no se estaban utilizando correctamente los materiales destinados a que las personas con movilidad reducida se puedan darse un baño.

Usuarios con problemas de accesibilidad denunciaron en este diario que los elementos para el baño estaban en mal estado y también que las plataformas que hay que desplegar en la playa no llegaban a la orilla y que eso impedía que pudiesen llegar al agua con facilidad.

Estas plataformas, al menos el domingo, estaban bien colocadas en la playa de Oza, aunque la silla anfibia y el andador no estaban ya en la caseta de los socorristas, sino en el taller, para ser reparados, según explicaron ayer fuentes municipales.

La asociación que otorga las banderas azules hizo también una clara advertencia al Concello para que mejorase la seguridad en la playa de San Amaro. El mes pasado, los técnicos de la entidad realizaron una visita al arenal y detectaron que los bañistas se tiraban tanto del antiguo cargadero como desde el embarcadero. Entonces, según comentó el presidente de la entidad a este diario, José Palacios, mandaron un requerimiento al Concello para que, en el plazo de una semana, señalizase mejor la peligrosidad de esta actividad e hiciese cumplir su prohibición. La respuesta no fue satisfactoria, así que la asociación le dijo al Ayuntamiento que le retiraba la enseña. Tras informar este periódico de esta situación, el Gobierno local solicitó una prórroga para actuar en los arenales y para poder mantener la bandera, al menos hasta el final de la temporada de verano.

Compartir el artículo

stats