Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El viento de A Coruña atrae al negocio eólico marino

El Gobierno ha recibido cuatro propuestas para instalar aerogeneradores flotantes frente a la costa noroeste de la provincia

Eólicos marinos, en el norte de Europa.

La estrategia sobre las energías renovables marinas que el Gobierno central ha aprobado define la eólica como “una de las palancas para la transformación energética a medio y largo plazo a nivel nacional, europeo y global”, a la vez que la considera “una oportunidad industrial, económica y social para nuestro país, compatible con la protección de los valores ambientales y el resto de usos y actividades del entorno”. Además, advierte que el despliegue de este sistema es “imprescindible” para luchar contra el cambio climático.

Para su implantación están en tramitación los planes de ordenación del espacio marítimo (POEM), en los que se establecen cinco demarcaciones en toda España: canaria, levantino-balear, Estrecho y Alborán, subatlántica y noratlántica. En esta última se encuadra Galicia, donde ya se han hecho públicos cuatro proyectos de empresas para instalar aerogeneradores flotantes. Todos ellos están previstos frente a la costa noroeste de la provincia de A Coruña.

¿Por qué optan por el ámbito ubicado entre el litoral del golfo Ártabro y el de la comarca de Ortegal? El plan estatal establece el área marina noratlántica, que incluye la plataforma Cantábrica y Noroeste. Dentro de este ámbito, el análisis llevado a cabo por el Estado ha fijado cuatro zonas denominadas como “de alto potencial para el desarrollo de la energía eólica marina”, dos frente a la costa coruñesa noroeste y otras dos en Asturias. En el documento se recoge que el viento de estas áreas es “idóneo para explotación comercial”, la profundidad no supera los 1.000 metros y se encuentran próximas a una zona en tierra con la infraestructura eléctrica adecuada para la evacuación de la energía generada.

El mismo estudio también marca que la mejor zona para la implantación de eólica marina es el territorio gallego. “En la demarcación noratlántica es posible apreciar de una manera nítida las zonas más ventosas, particularmente gran parte de la franja marítima que rodea la comunidad autónoma de Galicia, que se halla bajo la influencia de los frentes atlánticos y que presenta máximos en su vértice noroeste”, recoge el documento.

Un estudio del Estado concluye que la mejor zona del norte de España para la eólica marina es Galicia

decoration

Eso sí, estos aerogeneradores deben intentar, en la medida de lo posible, evitar conflictos con otros usos marinos. Existen diversas áreas de las aguas jurisdiccionales españolas delimitadas para determinadas actividades: defensa nacional, protección de la biodiversidad, navegación y los propios puertos.

Los dos polígonos fijados en la provincia como de alto potencial para la energía eólica están situados delante de la comarca de Ortegal y el golfo Ártabro. El primero se encuentra, casi en su totalidad, fuera de todas las restricciones y el segundo está enclavado en una de uso preferente para la defensa nacional. Los proyectos planteados hasta la fecha han optado por diseñar sus instalaciones en estas dos áreas y sus proximidades.

Estas iniciativas están en una fase incipiente de tramitación y no quiere decir que todas vayan a salir adelante. Previamente, deben obtener el visto bueno del Ministerio para la Transición Ecológica. Están sometidas a las consultas del resto de administraciones, organizaciones ambientales y representantes de los sectores afectados. Aquí se dictaminará su impacto y si son necesarios más análisis ambientales. Posteriormente, deberán lograr obtener el reparto de megavatios en el concurso público que desarrollará el Ejecutivo central.

¿Qué acogida han tenido estos proyectos entre el sector pesquero? El portavoz de la Plataforma en Defensa de la Pesca y de los Ecosistemas Marinos y asesor jurídico de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores, Torcuato Teixeira, insiste en dos ideas a la hora de analizar el posible impacto de las energías renovables marinas: cautela e información. “Ojo, aunque sea verde, renovable, no puede causar perjuicios”, advierte. En concreto, se refiere a que en España existen cerca de 8.000 buques que salen a faenar y que hay que “valorar los impactos socioeconómicos” si se imponen “restricciones de la actividad”. Además, demanda a las administraciones públicas datos porque “el problema que tiene la implantación” de los aerogeneradores “en la costa gallega y española es que no hay informes sobre los impactos en la actividad del sector pesquero”.

El Puerto prevé que en “meses” ya se construyan eólicos en Langosteira

decoration

¿Este nuevo negocio puede ayudar a generar más actividad en dársenas como la de A Coruña? El presidente de la Autoridad Portuaria, Martín Fernández Prado, asegura que en “poco tiempo”, en cuestión de “meses”, espera que haya empresas en Langosteira que empiecen a fabricar estructuras eólicas, ya que en breve empezarán a construirse diversos recintos en Escocia y Francia. Se trata del offshore, en el que las piezas se montan en un lugar alejado del destino final. En Ferrol ya se vivió este proceso hace dos años, cuando del puerto exterior de Caneliñas partieron aerogeneradores fabricados por Navantia con destino a Portugal.

Trabajos de buques "offshore" en el parque eólico marino Kincardine, frente a la costa de Aberdeen (Escocia). Principle Power

El puerto exterior coruñés tiene la ventaja de disponer una enorme superficie que puede albergar el ensamblaje de estas estructuras. Fernández Prado señala que Langosteira tiene unas “condiciones excelentes” porque para la fabricación se necesitan espacios como pueden ser de entre 60 o 70 metros, como un campo de fútbol.

El presidente portuario afirma que “toda esta industria va a traer una gran inversión” y que se pueden generar “miles de puestos de trabajo” directos en el área de A Coruña y Ferrol. Sobre los posibles beneficios de esta industria, el portavoz de la Plataforma en Defensa de la Pesca y de los Ecosistemas Marinos discrepa. “Ni los pescadores ni la población van a notar que la producción eléctrica está cerca. Solo beneficios puntuales”, indica.

Uno de los proyectos en tramitación en Galicia es Nordés, previsto en las aguas del golfo Ártabro. Sus promotores estiman la generación de unos 14.000 empleos directos durante la fase de construcción, de los que unos 6.000 serían en Galicia. Para la operación y mantenimiento calculan unos 240 al año.

Cuatro proyectos ya planteados

El Ministerio para la Transición Ecológica ha recibido cuatro propuestas de parques eólicos marinos. La última en hacerse pública se denomina Galwind y la tramita Cobra, antigua filial de ACS. Su área de ocupación es de 164 kilómetros cuadrados y se compone de 68 aerogeneradores y de dos subestaciones acuáticas, destinadas a la evacuación de la energía generada en el parque hasta tierra firme. Una vez en funcionamiento, la producción anual estimada sería de 3.784 gigavatios-hora al año.

Otro proyecto es Nordés, un parque eólico marino con un tamaño de 268 kilómetros cuadrados. Está previsto frente de la costa ártabra y está compuesto por 80 turbinas. El promotor de esta actuación es la empresa Parque Eólico Marino Nordés SL, sociedad formada entre Bluefloat Energy y Sener Renewable Investments. Una vez operativo, la producción anual estimada sería de 3.784 gigavatios-hora al año.

Iberdrola también ha planteado la ejecución de dos parques eólicos marinos en las aguas cercanas a la zona limítrofe de las provincias de A Coruña y Lugo. Uno es el de San Brandán, en el que se incluyen 35 aerogeneradores. La producción anual estimada será de 1.600 gigavatios por hora, según el proyecto. El otro es el de San Cibrao, cuyo diseño incluye 35 aerogeneradores y una subestación marina. La producción de energía renovable del parque marino se estima en 1500 gigavatios al año.

Una iniciativa que fue anunciada recientemente fue la plataforma experimental de energía eólica marina de Langosteira, que pondrán en marcha la Xunta, la Autoridad Portuaria y la empresa Redeia, la antigua Red Eléctrica de España. La instalación contará con dos o tres aerogeneradores y precisará de una inversión estimada en 12 millones de euros que será aportada por las tres partes, que pretenden probar allí prototipos de aerogeneradores flotantes y efectuar estudios sobre su impacto sobre el medio marino y la biodiversidad. Contará con una línea de evacuación que suministrará electricidad a la dársena.

El presidente de la Autoridad Portuaria explica que esta iniciativa es “importante” porque servirá para “tener una garantía” de que los aerogeneradores funcionen.

Compartir el artículo

stats