La Escuela de Práctica Laboral es una iniciativa puesta en marcha por el Colegio de Graduados Sociales de A Coruña y Ourense con el objetivo de ofrecer la mejor formación a sus colegiados así como a los estudiantes de Relaciones Laborales y graduados sociales de toda España, que pueden unirse a las formaciones de manera telemática. El plan formativo cuenta con un completo itinerario que pone a disposición de los colegiados las herramientas y conocimientos específicos de la profesión.

Su coordinador, Guillermo Hermida Grandío, explica la importancia de este proyecto puesto en marcha hace décadas por el colectivo. Su objetivo es ofrecer una formación de calidad a profesionales y futuros profesionales para que estos sean capaces de dar respuesta a las necesidades laborales del momento. Además de crear un foro en el que se puedan poner en común los conocimientos relacionados con la asesoría jurídica y económica en el ámbito laboral y empresarial. Para ello, desde la Escuela de Práctica Laboral organizan actividades formativas de todo tipo sobre cuestiones que pueden ser de interés, de manera directa o indirecta, para los graduados sociales en el desempeño de sus labores del día a día. Entre ellas destacan los cursos y programas que organizan de la mano de la Administración Pública para el manejo de las plataformas de la Seguridad Social, Hacienda o la Oficina de Extranjería, para apoyar y facilitar la transición hacia la gestión administrativa telemática. También ofrecen cursos sobre gestión de nóminas o ERTES, talleres prácticos o sesiones formativas sobre reformas laborales, reformas fiscales, o cualquier novedad relacionada con el ámbito socioeconómico y laboral.

La iniciativa ofrece la mejor formación a sus colegiados así como a los estudiantes de Relaciones Laborales y graduados sociales de toda España

Como explica su coordinador, “como Graduados Sociales nuestra prioridad siempre es dar un servicio de calidad y satisfacer las necesidades de los ciudadanos, ofreciendo un asesoramiento jurídico, por lo que es imprescindible para nosotros estar en continua actualización en un mundo cada vez más cambiante. Nuestro trabajo es un proceso de adaptación continuo a las necesidades y demandas de cada persona”.

La importancia de esta formación continua se hizo aún más evidente y notable durante la pandemia. Los Graduados Sociales siempre han sido una pieza fundamental en la gestión laboral, fiscal y contable de las pymes y autónomos, pero desde el COVID se vieron obligados a saltar a primera línea. “Los graduados sociales somos operadores jurídicos socio laborales, por lo que tenemos la obligación moral de ayudar a la ciudadanía que está atravesando dificultades y, para ello, debemos estar informados de las últimas novedades para poder ofrecerles el mejor servicio”, destaca Hermida.

Declarados profesionales esenciales en el Real Decreto Ley de aquel 29 de marzo, tuvieron que empezar a gestionar el aluvión de peticiones de información y asesoramiento sobre la tramitación de los ceses de actividad y los ERTES. Desde ese momento, el colectivo se vio obligado a ponerse al día en tiempo récord, adaptándose a las sucesivas modificaciones de los decretos que se iban publicando con el fin de realizar una tarea excepcional a la altura de un momento excepcional.

Por todo esto, entre las prioridades del colectivo para este nuevo año se encuentra seguir potenciando la actividad proactiva a través de la formación continua de los profesionales, aumentar la presencia de los Graduados Sociales en los diferentes ámbitos de actuación y seguir potenciando la puesta en valor de esta profesión y del papel que juegan estos profesionales en la sociedad. Además de continuar trabajando para visibilizar la profesión y reivindicando su papel como expertos en uno de los ámbitos más importantes en la construcción del tejido productivo y el bienestar social. en nuestro día a día.