El Gobierno local aprobó en mayo la resolución del contrato que Arias Infraestructuras ganó en octubre de 2020 para ejecutar la reforma del campo de fútbol de Eirís, cuyos trabajos paralizó abril de 2021 y nunca retomó. Ahora, el Consello Consultivo da la razón al Concello en su decisión de poner fin a su vinculación con la empresa adjudicataria, que hace casi un año entró en concurso de acreedores.

Arias Infraestructuras alegó que si no había empezado las obras era por culpa del Ayuntamiento, pero el Consultivo apunta que, aunque los trabajos se pararon en varias ocasiones por causas ajenas, en cuanto el Concello recibió el visto bueno de Patrimonio para habilitar un viario provisional hacia Lamadosa, la empresa podía haber iniciado la obra. El Concello hizo varios requerimientos, pero la adjudicataria pidió resolver el contrato. Para el Consultivo, esto supone “un claro incumplimiento culpable de la obligación principal del contrato”, pues Arias tenía ocho meses para ejecutar los trabajos. El Concello le abrió un expediente sancionador.