16 de octubre de 2019
16.10.2019
Fútbol

Amancio Amaro, 80 años en 8 momentos

El mito coruñés, que militó cuatro temporadas en el Deportivo antes de marcharse al Real Madrid, donde se convirtió en uno de los jugadores más importantes de su historia, cumple hoy ocho décadas

16.10.2019 | 10:44
Amancio Amaro.

El coruñés Amancio Amaro, exjugador del Deportivo, mito del Real Madrid y uno de los mejores jugadores que ha tenido el club blanco a lo largo de su historia, cumple este miércoles 80 años marcados por varios momentos inolvidables que iluminaron su carrera.

Entre la temporada 1958/59 y la 1975/76 paseó por los campos de fútbol su habilidad, sus regates inverosímiles, sus goles y sus éxitos: con el Real Madrid sumó 9 títulos de Liga, 3 de Copa, 1 Copa de Europa y una Eurocopa con España. Sus 80 años, se pueden resumir en 8 instantes:

1. Máximo goleador de Segunda División con el Deportivo:

Antes de firmar por el Real Madrid en 1962, Amancio jugó cuatro temporadas en Segunda División en las filas del Deportivo. Desde ACoruña llamó la atención de Santiago Bernabéu, que insistió en hacerse con los servicios de un jugador que en su último curso en el Deportivo marcó 25 goles en 26 partidos para convertirse en el máximo goleador de la categoría.

Después de desembolsar una gran suma de dinero, Bernabéu se hizo con los servicios de una de las joyas del fútbol español que durante la década de los 60 fue clave en la renovación de un Real Madrid envejecido que volvió a conseguir la Copa de Europa en 1966.

2. Anderlecht-Real Madrid, el debut de Amancio:

Amancio debutó con el Real Madrid en un partido de la Copa de Europa el 26 de agosto de 1962 en la ronda preliminar ante el Anderlecht en el estadio Santiago Bernabéu. Fue un debut agridulce. Por un lado, debutó junto a mitos como Ferenc Puskás, Alfredo Di Stéfano o Francisco Gento.

Pero, por otro, su equipo firmó un mal partido que acabó 3-3 y que complicó la eliminatoria. Después, en la vuelta, el 12 de septiembre, el Real Madrid perdió 1-0 y fue apeado de la competición a las primeras de cambio. Antes, sólo fue eliminado por el Barcelona en octavos en el curso 1960/61 y perdió la final ante el Benfica de 1962. Todo lo demás, desde 1955, lo ganó. Amancio, vivió un debut amargo, pero en su siguiente partido, contra el Betis en Liga el 16 de septiembre, marcó su primer gol con la elástica blanca.

3. La Eurocopa de 1964:

Con España, Amancio vivió bastantes decepciones pero también muchos momentos agradables. Uno de ellos fue participar en aquel encuentro histórico ante la Unión Soviética tras el que la selección ganó la Eurocopa. El 21 de junio de 1964, en el estadio Santiago Bernabéu, España se jugó el título ante un equipo liderado por el mítico portero Lev Yashin.

Todo el mundo recuerda el tanto de Marcelino, el 2-1 final en el minuto 84, pero pocos que Amancio estuvo en el once que doblegó a los soviéticos. Junto a Iribar, Rivilla, Olivella, Calleja, Zoco, Fusté, Pereda, Luis Suárez, Lapetra y el citado Marcelino, Amancio hizo historia en una gesta histórica que no se repitió hasta la Eurocopa de Austria y Suiza de 2008, cuando España volvió a ganar el torneo.

4. Decisivo en la final de la Copa de Europa de 1966:

A lo largo de sus 14 temporadas en el Real Madrid, Amancio disputó diez ediciones de la Copa de Europa. En ellas, fue eliminado del torneo en una ocasión en la ronda preliminar, dos veces en segunda ronda, otras dos en cuartos, tres semifinales, perdió la final de 1964 contra el Inter y, finalmente, consiguió un título, el de 1966, un 11 de mayo en el estadio de Heysel en Bruselas.

Sin Di Stéfano y todavía con Gento y Puskas en la plantilla, el Real Madrid, rejuvenecido y con una joven generación de futbolistas con nombres de primera línea como Pirri o Zoco, se plantó en la final para enfrentarse al Partizan de Belgrado. En ella, Amancio inicio el camino de la remontada tras el tanto de Vasovic con un auténtico golazo, de los mejores de su carrera. Su tanto, en el minuto 70, precedió al de Serena, en el 76, que dio la sexta Copa de Europa al Real Madrid.

5. Su única participación en un Mundial: el gol a Suiza:

España disputó el Mundial de Inglaterra 1966 dos años después de ganar la Eurocopa con una mezcla de jugadores veteranos de primer nivel como Paco Gento, Luis del Sol y Luis Suárez con jóvenes del Real Madrid que acaban de ganar la Copa de Europa ese mismo año (Pirri, Zoco, Sanchís y Amancio). Para el único Mundial que disputó
Amancio, España tenía puestas muchas esperanzas en llegar lejos.

Sin embargo, no pasó de la fase de grupos. En general, fue una decepción. Mal estreno con mal juego y derrota ante Argentina (2-1), juego irregular pero victoria frente a Suiza (2-1) y buen fútbol y eliminación contra Alemania Federal (2-1). En aquel partido ante Suiza, el 15 de julio de 1966, Amancio, titular, dio esperanzas a la selección con el gol de la victoria que marcó en el minuto 75. Con un remate espectacular de plancha tras un centro de Gento, celebró un gol en un Mundial.

6. La entrada criminal de Pedro Fernández:

Jugar en Granada a mediados de los 70 era un suplicio para los delanteros. El mismo Amancio dijo que en aquellos días nadie quería ir a Los Cármenes: "por algo sería". Y es que el Granada tenía dos defensas durísimos, el paraguayo Pedro Fernández y el argentino Ramón Aguirre Suárez, que imponían la dictadura del miedo por su recio estilo. Y, Amancio, fue una de sus víctimas.

La lesión de Amancio tuvo un antecedente: un partido en el Bernabéu en el que el jugador del Real Madrid lesionó a Fernández con un planchazo con el que respondió a una dura entrada del paraguayo. Durante dos temporadas, Amancio no viajó a Granada, pero Fernández se la tenía jurada y el 8 de junio de 1974, en un partido de Copa, le rompió el cuádriceps con una entrada que los médicos compararon con una herida por asta de toro que necesitó 150 puntos de sutura y una intervención quirúrgica. Amancio tenía 34 años y, pese a los meses que estuvo de baja, volvió a jugar. Pero ya no fue el mismo.

7. Su triste despedida de la Copa de Europa:

La temporada 1975-76 iba a ser la última de Amancio en el Real Madrid. Amancio, lo sabía y cada partido que disputaba su equipo en la Copa de Europa, podía ser el último. Entonces, en semifinales, el Real Madrid se encontró con el Bayern Múnich. En el choque de ida, empató 1-1 con el famoso asunto del "loco" del Bernabéu. El árbitro, el austríaco Linemayer, recibió un puñetazo de un aficionado que saltó al campo descontento con su actuación.

En la vuelta, con el ambiente enrarecido por aquel puñetazo, el Bayern Múnich eliminó al Real Madrid un 14 de abril de 1976. Ganó 2-0, y se quedó sin jugar la final. Pero la imagen icónica fue otra. Amancio, desesperado, fue expulsado en el minuto 91 por desplazar la pelota. Cabizbajo, por la pista de atletismo del Estadio Olímpico de Múnich, se marchó antes de tiempo al vestuario. Esa fue su última imagen en la Copa de Europa

8. La gestación de la Quinta del Buitre:

Tras su retirada, Amancio cambió el césped por los banquillos. Y, en una de sus experiencias como entrenador, se encargó de gestar lo que después fue la Quinta del Buitre. Al cargo del Castilla, filial del Real Madrid, completó una temporada, la 1983/84, en la que consiguió un hito histórico: por primera y única vez, un filial se proclamó campeón.

En las filas de ese equipo varios nombres que el periodista Julio César Iglesias, se encargó de bautizar. "La serie goleadora de Butragueño, El Buitre, es una muestra de calidad personal y es también el resultado de una suma de esfuerzos. Detrás de El Buitre están el trabajo de un entrenador con imaginación, Amancio Amaro, míster AA, y el ingenio colectivo de Michel, Pardeza, Sanchís y Martín Vázquez. Una promoción a la que los hinchas comienzan a llamar La quinta de El Buitre. (...)". Amancio, cocinó la Quinta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook




Buscador de deportes