14 de noviembre de 2017
14.11.2017

Brotes verdes para La Rosaleda

Cristóbal podrá contar para Málaga con Cartabia y Luisinho, de nuevo con el grupo tras trabajar al margen la semana pasada - Rubén sigue acumulando sesiones con vistas a reaparecer ante su exequipo

14.11.2017 | 17:11

El Deportivo regresó ayer al trabajo en Abegondo sin los cinco internacionales citados por sus selecciones, pero con varias buenas noticias para Cristóbal Parralo, feliz por comprobar cómo poco a poco la enfermería se vacía. El portero Rubén Martínez volvió a ejercitarse con total normalidad con el grupo, confirmando sus buenas sensaciones de cara a poder recibir el alta médica antes del partido del domingo contra el su exequipo. Para visitar el campo del colista el técnico también podrá contar con Luisinho Correia y Fede Cartabia, quienes ayer se reincorporaron a la dinámica grupal después de haber trabajado al margen la pasada semana. Con peto distintivo de color blanco para hacer de comodines durante los partidillos, ambos demostraron que están para competir, por lo que Cristóbal podrá dar continuidad en Málaga al bloque que presentó ante Las Palmas y Atlético de Madrid.

Brotes verdes para La Rosaleda, donde el preparador andaluz todavía no podrá contar con Carles Gil pese a que ayer el valenciano protagonizó la gran noticia de la jornada al realizar parte del entrenamiento con el grupo. Aún le faltan algunas semanas para estar disponible, pero poco a poco va recuperando la normalidad después de la operación a la que fue sometido para solucionar su pubalgia.

Luisinho y Cartabia eran fijos en los planes de Pepe Mel y lo están siendo en los de Parralo, deseoso de poder contar también con Rubén para tener más opciones en un puesto, el de portero, por el que ya han pasado cuatro jugadores y que genera dudas permanentes desde la lesión del meta de Coristanco.

No solo Cristóbal, sino todo el vestuario, se alegra de que la enfermería se vaya vaciando. "Sé lo que es estar lesionado. Me hace feliz verlos de vuelta, principalmente a Carles, que llevaba mucho tiempo fuera", explicó ayer Guilherme. Quiere que el exvalencianista esté "pronto" en condiciones de competir "para poder ayudar". Todavía sin Carles Gil, el Dépor tratará de hacer un partido práctico en La Rosaleda ante un rival al que podría pesarle la ansiedad por su agónica situación. "El Málaga necesita el resultado y tenemos que ser inteligentes, jugar fuerte y hacer un buen partido", recomienda el brasileño, convencido de que la reciente victoria en Gran Canaria ha servido para que el Dépor crea más en sí mismo: "La gente tiene más confianza después de haber ganado en Las Palmas porque ha acreditado que puede vencer fuera de casa. Hicimos un buen partido allí y contra el Málaga vamos a buscar los tres puntos también". Con Cristóbal "ha cambiado la actitud" y eso se refleja en que ahora el equipo coruñés es "más agresivo".

Para empezar esta larga semana de trabajo, con seis sesiones programadas antes de visitar La Rosaleda, el cuerpo técnico del Deportivo diseñó un entrenamiento bastante exigente, con una parte física y otra táctica. Cristóbal aprovechó el ensayo para seguir afianzando conceptos, todavía condicionado por la media decena de internacionales que están fuera. El suizo Fabian Schär regresa hoy a A Coruña tras su brillante clasificación para el Mundial de Rusia 2018 y mañana se incorporará al trabajo. En cambio, los otros cuatro futbolistas que hoy compiten con sus selecciones -el costarricense Celso Borges, el uruguayo Fede Valverde, y los rumanos Florin Andone y Costel Pantilimon- estarán de regreso mañana, por lo que Parralo no los tendrá a sus órdenes hasta el entrenamiento del jueves.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes