23 de noviembre de 2019
23.11.2019
La Opinión de A Coruña
18.00 (Movistar LaLiga 1)

Solo hay una opción

El Deportivo regresa a Riazor para medirse a un Alcorcón crecido con una única posibilidad, que es lograr su segundo triunfo Beto da Silva apunta a titular y vuelven Lampropoulos y Álex Bergantiños

22.11.2019 | 22:15
Álex Bergantiños, durante un ejercicio en el entrenamiento de ayer en Abegondo.

Regresa el Deportivo a Riazor envuelto en un ambiente convulso en lo deportivo y en lo social; nada nuevo esto último que va en aumento según transcurren las jornadas debido a la negativa temporada que realiza el primer equipo blanquiazul. Una única victoria y siete empates mantienen a los coruñeses en la cola de la clasificación con solo 10 puntos y además es el equipo que más goles encaja: 29. Hoy el cuadro blanquiazul solo tiene opción ante el Alcorcón: ganar.

Para reencontrarse con la victoria, más de tres meses después de aquel único triunfo frente al Oviedo en Riazor, Luis César prepara cambios que afectarán al dibujo y a algunos nombres, pero no existirá ninguna revolución. La novedad más significativa puede ser la presencia de Beto da Silva en el once inicial por primera vez. La aportación del atacante peruano se limita a 30 minutos repartidos en tres partidos (Albacete, Numancia y Extremadura). Será la principal novedad ofensiva, con otras que podrían ser la vuelta de Alex Bergantiños a la medular y la de Lampropoulos al centro de la zaga, además de la consabida de Luis Ruiz en el lateral izquierdo para sufrir al lesionado salva Ruiz.

Agresividad con dosis de creatividad, sobre todo desde Vicente hacia arriba, si se confirma la presencia del canario en la medular con Peru Nolaskoain y el propio Álex Bergantiños. Además, tres delanteros natos, con Koné como el único fijo y que, por lo que el técnico arousano trabajó durante la semana, estará acompañado por Mollejo y Da Silva, aunque ayer también incluyó a Longo en el once con el que ensayó en la sesión matinal de Abegondo. En cualquier caso, más allá de los nombres, el dibujo sí que parece inamovible, mantendrá la línea de cuatro atrás, con tres futbolistas en el centro del campo y otros tres en vanguardia, con dos un poco más abiertos, para intentar paliar la sequía goleadora y evitar que el rival vuelva a marcar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook