22 de mayo de 2020
22.05.2020
La Opinión de A Coruña

Vázquez, con grietas en su muro

Los defensas Somma, Bóveda y Mujaid están lesionados y Mollejo, reconvertido a carrilero por el técnico de Castrofeito, se perderá por sanción el primer partido - El lateral Valín, el último en caer

22.05.2020 | 01:03
Fernando Vázquez, en el centro, durante la jornada matinal de ayer en Abegondo.

Los primeros contratiempos de la minipretemporada en forma de lesiones afectan especialmente a la línea defensiva del Deportivo. El último en caer ha sido el lateral fabrilista Jorge Valín, quien esta temporada debutó con el primer equipo y venía trabajando a las órdenes de Fernando Vázquez desde el regreso a los entrenamientos en Abegondo. Ayer no pudo ejercitarse con el grupo y por unas molestias en un aductor y, según informó el club, está "pendiente de evaluación médica". Más preocupantes para el entrenador son las lesiones musculares de Eneko Bóveda y Mujaid Sadick, que siguen recuperándose fuera de la dinámica colectiva. De momento, son duda para el reestreno competitivo que LaLiga planea para el 13 de junio. Además, Víctor Mollejo, reubicado por Vázquez en el lateral izquierdo, será baja por sanción para el primer encuentro tras ver la décima amarilla en el estadio de los Juegos Mediterráneos de Almería.

El técnico, que tampoco puede contar con Somma, tiene agrietado su muro defensivo, únicamente con dos centrales del primer equipo disponibles ahora mismo: Javi Montero y el inédito Abdoulaye Ba, fichado pocos días antes de que se paralizara la competición por la pandemia. El central juvenil Juan Rodríguez, en el que Vázquez tiene depositadas grandes esperanzas, también está a diario a sus órdenes integrado en la plantilla profesional. En función de los jugadores que tenga disponibles cuando se reanude la competición, el técnico de Castrofeito decidirá qué sistema utilizar. Desde su llegada siempre formó con tres centrales y dos carrileros, pero no es un dibujo ni mucho menos intocable.

Con esa disposición táctica Mollejo destacó como improvisado carrilero izquierdo y de cara a este esprint final que se avecina el fadriqueño garantiza que seguirá "dándolo todo" donde sea, independientemente de la posición. Los entrenamientos con grupos reducidos de diez jugadores como máximo, según el protocolo de LaLiga, no permiten por ahora avanzar demasiadas cuestiones tácticas. "Donde me toque jugar voy a seguir dándolo todo. Estos días es difícil de ver porque estamos muy poca gente y el míster nos va poniendo un poco donde podamos estar acoplados todos. Si tengo que volver y jugar de lateral, no va a haber problema; si tengo que jugar de extremo, no va a haber problema; de delantero? Jugaré de lo que me ponga el míster", recalca Mollejo.

Empezar ganando, fundamental

Para volver a competir tendrá que esperar una semana más que sus compañeros debido a su sanción por acumulación de cartulinas amarillas, un hándicap del que el joven prefiere hacer una lectura positiva. "De lo negativo hay que sacar lo positivo. Voy a tener una semana más para llegar bien para mi primer partido, para ponerme más fuerte", aseguró el futbolista cedido en el Dépor por el Atlético de Madrid. En cualquier caso, considera fundamental empezar ganando para "salir del descenso" de inmediato, ya que no hay ninguna garantía de que se vayan a acabar disputando la totalidad de las once jornadas que faltan. "Lo principal para nosotros es ganar el primer partido, salir del descenso y que no haya debate de si el Dépor bajaría o no. A partir de ahí, todos los partidos son finales porque no sabes cuándo podría haber un contagio", añadió Mollejo tras el entrenamiento de ayer en Abegondo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes