19 de junio de 2018
19.06.2018
El presidente de la Xunta se queda en Galicia Crónica

La gran sorpresa

La decisión de Feijóo es "una mala noticia para el PP, pero buena para el PPdeG que mantiene su estabilidad", apuntan los populares

19.06.2018 | 02:09
Alberto Núñez Feijóo, emocionado, ante los aplausos de miembros del partido.

La decisión de Alberto Núñez Feijóo de no presentarse como candidato para suceder a Mariano Rajoy al frente del PP sorprendió no solo a la oposición o los periodistas sino a su propio partido, donde eran muchos los que daban por descontado que se lanzaría a la carrera por la presidencia. Los populares reconocen que esta decisión hace que el PP gallego mantenga su "estabilidad". Queda pendiente la crisis de Gobierno para lanzar a Mato y Rey Varela como candidatos en las municipales

Era el favorito, el sucesor natural para relevar a Mariano Rajoy. Era el candidato que, para muchos dirigentes del PP, podía mantener la unidad del partido, ante el temor que pueda desatar una pugna abierta entre Soraya Sáenz de Santamaría y Dolores de Cospedal. Era el dirigente del PP con mejor currículo (tres mayorías absolutas consecutivas) y además durante años cuidó su imagen y cultivó su presencia en la escena estatal como potencial delfín de Mariano Rajoy.... pero ayer Alberto Núñez Feijóo dio la gran sorpresa a los periodistas, a la oposición, y a los suyos propios. En el PP gallego eran muchos los que daban por hecho que Feijóo daría el salto y se lanzaría a la carrera por la presidencia del PP.

Acudieron a la llamada de Feijóo ayer por la tarde en Santiago con la idea de que asistirían a su despedida política. Habían interpretado sus dudas y temores como una puesta en escena, y erraron, igual que todos los demás. "Reunir a cuatrocientos dirigentes del partido en el margen de cinco horas para decir que te quedas es extraño. Es un no anuncio. Pensé que se iba y que lo desvelaba a lo grande", apunta un cargo del PP gallego.

¿Y por qué Feijóo no se va, cuando siempre pareció que quería irse a Madrid, cuando se dejó presentar como el favorito para tomar las riendas del PP en esta nueva etapa, cuando como él mismo reconoció recibió muchas llamadas y de pesos pesados del partido que le pedían que presentase candidatura? ¿Por miedo escénico? ¿Por qué no le daban las cuentas para ganar el congreso? ¿Por temor a fallar ante el reto que tenía ante así: devolver al poder a un partido, marcado por la corrupción y asediado por Ciudadanos? Las verdaderas razones solo las sabrá el líder de los populares gallegos, y el resto son hipótesis que ayer ya se ponían encima de la mesa para explicar una decisión inesperada para muchos. Feijóo justificó ayer que se queda en Galicia por "coherencia" porque había prometido a los gallegos en las elecciones de septiembre de 2016 que agotaría su mandato en 2020.

También pudo pesar su situación personal. Tiene un hijo de poco más de un año, su pareja, Eva Cárdenas, trabaja en A Coruña, y tomar las riendas del Partido Popular le exigían dedicación cuasiabsoluta.

Feijóo, a sus 56 años, con doce años al frente del PP gallego y algo más de nueve años en la presidencia de la Xunta, acaba de tomar una decisión vital. Porque ayer puede que no solo renunciara a dar la batalla por liderar el PP, también pudo poner fecha de caducidad, 2020, a su experiencia política. Si no quiere hacer carrera en Madrid, y ya anunció que éste sí era su último mandato en Galicia, lo más plausible es que el líder de los populares gallegos quiera cambiar el rumbo de su vida en 2020. En el pasado, cuando dudó si presentarse o no a un tercer mandato, la alternativa era la empresa privada. Incluso se llegó a especular con que había tenido encima de la mesa sabrosas ofertas.

"Es una mala noticia para el PP, pero da tranquilidad y estabilidad al PPdeG", valoraba ayer un dirigente gallego, quien ahora que no se presenta Feijóo no es capaz de aventurar que pasará en el Congreso de julio, y quién revelará a Mariano Rajoy. "Feijóo no le ha hecho un favor al PP nacional, pero en Galicia se aparcan las tensiones que su marcha iba a abrir. Todo estará más tranquilo", explica el mismo dirigente. No obstante, advierte de que con un Feijóo en retirada, o tras haberse puesto de perfil en plena crisis, el PPdeG en la escena estatal podrá pesar menos.

Otros piensan que en política, como en la vida, todo da mil vueltas. "¿Quién nos iba a decir hace seis meses que Mariano Rajoy iba a dejar el Congreso e íbamos a ver a Pedro Sánchez haciendo running por los jardines de Moncloa?", apunta otro dirigente, y añade: "Ya veremos qué pasa y dónde está cada uno en 2020".

Lo cierto es que más de uno en el PP gallego respiró tranquilo ayer con la decisión de Feijóo porque le permite ganar tiempo de cara a la sucesión del líder gallego. El plazo de 2020 les venía mejor a algunos de cara a sus intereses personales. La dimisión de Rajoy y la eventual marcha del presidente de la Xunta les había pillado por sorpresa, y no era el momento. El reequilibro de poderes que se iba a abrir ahora si Feijóo daba la batalla en Madrid se pospone, al menos hasta después de las municipales. Antes sólo habrá que acometer la crisis de gobierno prevista para lanzar las candidaturas de Beatriz Mato y José Manuel Rey Varela a las alcaldías de A Coruña y Ferrol, respectivamente.

El presidente de la Xunta se había dado de plazo hasta finales de verano para acometer la remodelación de Gobierno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Elecciones Generales 2019

Domingo 10 de Noviembre de 2019, España

Congreso de los Diputados