13 de diciembre de 2018
13.12.2018

Uno de cada diez policías locales podrá jubilarse con solo 59 años a partir de 2019

Tras tres años de atrasos continuos la reforma entrará en vigor el 2 de enero - Los agentes llaman a cubrir las plazas vacantes para evitar un mayor déficit de la plantilla

13.12.2018 | 01:48

Enero de 2019. Después de tres años de continuos aplazamientos, el Gobierno central ya tiene listo el real decreto de jubilación anticipada de los policías locales que entrará en vigor en menos de un mes. Se trata de una vieja reivindicación de los sindicatos policiales que equiparará a los agentes municipales con los guardias civiles, policías nacionales y bomberos, que ya pueden retirarse si cumplidos los 59 años han prestado al menos 35 años de servicio. En el caso de Galicia, de los casi 2.500 efectivos en activo en torno al 10% podrán acogerse el próximo año al reunir los requisitos exigidos para poder colgar el uniforme antes de cumplir los 65 años, según estimaciones de la Asociación de Xefes de Corpo e Mandos de Policía Local de Galicia (Axempol) y CSIF. Ambos colectivos destacan las mejoras que supondrá la jubilación anticipada de los agentes municipales, ya que permitirá rejuvenecer la plantilla y, en consecuencia, prestar un mejor servicio a los ciudadanos.

El raquitismo de las unidades policiales en los ayuntamientos, agravado durante los años de crisis por la congelación de oposiciones, ha contribuido al envejecimiento de la plantilla en España, y en Galicia de manera especial. De los casi 70.000 agentes locales que hay en el conjunto del país, más de 3.200 superan los 60 años y unos 4.500 tienen entre 55 y 60. En el caso de Galicia, de los casi 2.500 efectivos de Policía Local en activo unos 450 están ya en edad de acceder a la jubilación anticipada, pero los requisitos que fija el real decreto, que será presentado hoy por el presidente de la Federación Española de Municipios de Provincias (FEMP) y alcalde de Vigo, Abel Caballero, y el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, limitarán a un 10% de la plantilla la posibilidad de jubilarse anticipadamente.

Proceso

"Se ha hecho muy tarde [esta reforma], somos los últimos de Europa. Si se hubiera hecho hace años permitiría al resto de la plantilla una planificación más ordenas y tendría un menor impacto en las unidades más mermadas", reconoce el responsable de CSIF-Galicia para la Coordinación de Policía Local, Manuel Aceña. Los beneficios, según augura, se verán "muy rápido" con el rejuvenecimiento de la plantilla y la mejora del servicio. "En dos o tres años, la situación estará normalizada", apunta Aceña.

En la misma línea, el secretario de Axempol en Galicia, el inspector principal de la Policía Local de A Coruña José Manuel Rico, apunta que si esta reforma se hubiera hecho cuando la reclamaron los empleados públicos "habría una planificación más exhaustiva y el impacto sería menor al hacerse una adaptación progresiva".

En el caso de la ciudad de A Coruña, de los 369 policías locales en activo entre 40 y 50 estarán ya en disposición de retirarse de manera anticipada, según detalla el inspector principal Rico. "Una situación extrapolable -apunta- al resto de las plantillas de la comunidad".

A la jubilación anticipada para los policías locales, que entrará en vigor el próximo 2 de enero, se sumarán las convocatorias de nuevas plazas - la diseñada por la Xunta, con un total de 38 plazas, las planificadas por los propios ayuntamientos y otro proceso extraordinarios ya previsto-, lo que permitirá cubrir plazas vacantes entre principios y mediados de 2020, ya que los aspirantes tendrán que asistir a un curso de formación de nueve meses para después culminar su preparación con tres meses de prácticas en sus destinos.

En noviembre del año pasado, la Consellería de Presidencia aprobó un decreto para gestionar las oposiciones a agentes locales. En los últimos años, el déficit en las unidades de policiales se ha agravado. Según la última Memoria de la Policía Local de la Dirección Xeral de Emerxencias e Interior, el número de plazas sin cubrir en la comunidad gallega aumentó un 6% en solo un año. Seis de cada diez concellos con unidades policiales tienen puestos vacantes.

La situación más alarmante se da en uno de cada cinco ayuntamientos que tienen más del 30% de plazas vacías. Por provincias, Ourense es la que presenta una tasa más alta de puestos sin cubrir en sus unidades policiales (un 15,9%). Le sigue en la tabla Pontevedra, con un déficit del 12,5% y Lugo, con un 11,33%. Y finalmente, A Coruña con un 10,8% de puestos de Policía Local sin cubrir.

Medio centenar de concellos -el 40% de los que disponen de unidades policiales- ya han firmado el convenio para adherirse a la primera convocatoria centralizada de la Xunta, que ya ha ofertado 109 puestos de auxiliares y 39 de policía. En la lista para cubrir puestos de agentes figuran 23 ayuntamientos.


Haz click para ampliar el gráfico
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook