04 de octubre de 2019
04.10.2019
La Opinión de A Coruña

Profesionales urgen a homogeneizar la atención a la esclerosis en toda Galicia

Urgen a aprobar el plan integral que beneficiará a alrededor de 4.000 diagnosticados de la dolencia l Instan a "fortalecer la empatía" con el paciente y su calidad de vida

03.10.2019 | 23:41
Arriba, a la derecha, José María Prieto e Irene Zarra. Abajo, algunos de los asistentes a la III Jornada de Abordaje Multidisciplinar de la EM, ayer, en Santiago.

Homogeneizar la asistencia y el acceso a los recursos al margen de donde vivan de los pacientes gallegos con esclerosis múltiple, en torno a 4.000 en la actualidad „con la prevalencia más elevada de España, sobre todo Ourense, y entre cinco y diez nuevos diagnósticos de la enfermedad de media cada día„, son dos de los principales objetivos encomendados al Plan de Atención Integral a los Pacientes de Esclerosis Múltiple (EM), un documento en el que la Consellería de Sanidade trabaja desde hace un año y que los profesionales sanitarios urgen a tener listo antes de que finalice este 2019.

Así lo manifestaron ayer en Santiago el jefe de Neurología del Hospital Clínico Universitario de Santiago, José María Prieto, y la jefa de servicio de Farmacia del centro, ambos coordinadores de la III Jornada Abordaje Multidisciplinar de la EM que se celebró en la capital gallega. Este foro funciona, según explica Irene Zarra, como "punto de encuentro" necesario entre farmacéuticos hospitalarios y neurólogos, que trabajan mano a mano para combatir la dolencia, y que les sirve para analizar "qué estamos haciendo bien y qué se puede mejorar" y acercar posturas para que los pacientes de EM tengan una "mejor asistencia" y evitar "duplicidades". "Complementarse y no solaparse", resume la farmacéutica del Complexo Hospitalario de Vigo Guadalupe Piñeiro.

Precisamente una "mejor asistencia" es también lo que persigue el plan integral que prepara el Sergas y que permitirá, entre otras ventajas para un colectivo de pacientes cuyo número va a más cada día, como ocurre con otras enfermedades autoinmunes, que puedan acceder su tratamiento en su área sanitaria y no, como hasta ahora, en Santiago, pero también facilitarles el acceso a controles clínicos o que la vara de medir que se utilice para valorar su posible acceso a medidas sociales sea asimismo similar.

Pero dice el refrán que no solo de pan vive el hombre y los pacientes precisan algo más. Cuando se pusieron a pensar en qué podían mejorar su asistencia, los profesionales sanitarios de Neurología y Farmacia del hospital vigués Álvaro Cunqueiro tenían en mente trabajar en áreas como más rehabilitación, una reducción de las listas de espera..., pero cuando les preguntaron a los pacientes, estos incidían en dos deseos: "calidad de vida" y "empatía".

Así lo explicaba la neuróloga del Complexo Hospitalario de Vigo, Marta Aguado, haciéndose eco de uno de los temas que marcaron la jornada, patrocinada por el laboratorio Sanofi. En el mismo encuentro, como señalan José María Prieto e Irene Zarra, también hubo espacio para analizar los datos de eficacia y seguridad a largo plazo de los fármacos utilizados para el tratamiento de la esclerosis múltiple o la "brecha" que hay entre un ensayo clínico, con pacientes controlados, con la administración en la vida real, con enfermos con otras patologías o situaciones que influyen. El de los fármacos es un terreno en el que Galicia despunta ya que, asegura el neurólogo, "dispone" de "todos", hasta del más reciente aprobado. En todo caso, destaca que deben reunir eficacia, comodidad y seguridad y que cada vez lo hacen "más".

"Presentamos datos más o menos conocidos, pero que corroboran que usar fármacos en la EM es muy eficaz", señala Prieto, porque han hecho que la vida media de los pacientes sea "la misma" que la de la población sana y que hayan ganado además "unos diez años" en capacidad funcional. "Y diez años es mucho tiempo", recalca, aunque los especialistas por ahora solo puedan aspirar, admite Zarra, a que la enfermedad "no progrese". Por eso es tan importante, enfatizan, la "calidad de vida", y el poder medirla, también. En esa línea, el subdirector de Farmacia del Sergas, Jesús Balea, otro de los ponentes, admitió que faltan estudios sobre ello.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook