07 de febrero de 2020
07.02.2020

Los diez radares con más multas de Galicia suman el 40% de las denuncias por velocidad

Tres de los 50 cinemómetros con más actividad de España están en la red gallega || Con casi 19.000 'flashes', el de la AG-55, en Arteixo, es el más sancionador de la comunidad

06.02.2020 | 20:18
Radar de la AG-55 en Arteixo, uno de los 50 que más multan en España.

Un flash al volante es el aviso de la infracción que se acaba de cometer. Los más de 40 radares fijos que rotan por las 71 cabinas repartidas por la red viaria gallega interceptaron el año pasado a un total de 260.473 conductores, lo que supone una media de más de 700 cada día y casi el 9% de las multas por exceso de velocidad tramitadas en España (más de 2,9 millones). Pisar más de la cuenta el acelerador es la infracción que más se repite en las carreteras de todo el país, con más del 60% del total de expedientes sancionadores abiertos. En Galicia, los diez cinemómetros fijos con más actividad en 2019 retrataron a más de 103.000 conductores, lo que supone que solo esta decena de radares copan el 40% de las infracciones por exceso de velocidad detectadas el año pasado en la comunidad, según datos facilitados por el colectivo Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

En el informe de los 50 radares "más multones" de toda España hay tres ubicados en la red viaria gallega: el de tramo en la AG-55, en Arteixo, en el puesto 26 en número de denuncias de todo el país; el ubicado en la N-550, en Os Valos (Redondela), en el puesto 34, y el situado en la A-52, en dirección Vigo al salir del túnel de O Folgoso, en el 37. Solo estos tres cinemómetros suman casi 51.000 denuncias, una media de 140 cada día. En el caso del radar situado en la AG-55, el más sancionador de toda la comunidad, el año pasado sorprendió a 18.844 automovilistas; el de Os Valos, a 16.051 y el de O Folgoso, a 15.877.

Les siguen en el ranking autonómico, los aparatos situados en la AP-9F, con casi 13.400 sanciones; en la A-55, con 8.486; en la AC-11, con 7.513; la A-6, con 6.354; en la N-120, con 6.271; la A-8, con 5.506 y la A-52, con 5.038. En total, estos diez dispositivos con más actividad en la red viaria gallega superan las 103.000 denuncias „más de 280 cada día„, un balance que representa el 40% de todas las multas de los radares fijos desplegados en Galicia.

El territorio con más actividad en sus cinemómetros es Andalucía, por encima de 680.000 denuncias interpuestas en 2019 (el 23,2% del total), seguido de Madrid, con más de 373.000 (casi el 13%) y Comunidad Valenciana, con cerca de 336.000. Por el contrario, los medidores situados en La Rioja (poco más de 39.000), Cantabria (más de 40.000) y Navarra (casi 48.500) son los que menos denuncias contabilizaron. Un total de 50 radares están en el mapa de la DGT por ser los que más multan de toda España. Solo estos cinemómetros, de los cerca de 1.000 que tiene Tráfico desplegados por las carreteras españolas, sorprendieron in fraganti el año pasado a más de 1,2 millones de conductores. Este medio centenar de dispositivos suman el 41,5% del total de denuncias por velocidad (2,9 millones). De ellos, 24 dispositivos ya aparecían en la lista de los radares más activos del año anterior, mientras que los otros 26 se ubican en nuevos emplazamientos.

Para el presidente de AEA, Mario Arnaldo, la actual ubicación de los cinemómetros responde a una política de recaudación y no de prevención, ya que „según advierte„las denuncias se concentran mayoritariamente en autopistas y autovías y no en las carreteras secundarias, que registran más del 70% de los accidentes mortales. "La DGT debería replantearse su política de radares, ya que no está consiguiendo el objetivo de evitar los excesos de velocidad, ni los accidentes, convirtiendo los radares en meros instrumentos de recaudación".

El colectivo AEA alude en su informe al incremento exponencial de la actividad de determinados radares. Como ejemplo, pone el situado en el kilómetro 371,2 de la A-8 en Asturias, que pasó de formular 460 denuncias en 2018 a más de 26.000 el año pasado. En el caso de Galicia, también los ubicados en la AG-55, en Arteixo, y en la A-52, en O Folgoso, aumentaron los flashes disparados el año pasado: de apenas 400 en 2018 a casi 19.000 el año pasado en el primer caso y de 441 a cerca de 16.000 en el segundo. Por el contrario, el situado en la N-550, en Os Valos, experimentó una ligera caída: 16.051 en 2019 frente a los casi 17.400 del año anterior.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Elecciones Generales 2019

Domingo 10 de Noviembre de 2019, España

Congreso de los Diputados