Las intensas lluvias caídas en las últimas horas en Galicia han dejado un balance de 190 incidencias, en base a los datos recogidos por el 112 a lo largo de esta jornada, en la que ninguna representó una situación de peligro mayor para las personas, pero sí daños e inconvenientes derivados de, por ejemplo, cortes en la red de carreteras. A Coruña ha sido la provincia más afectada. En localidades como Sada y Pontedeume, las calles se han inundado por completo.

También en Ferrol, Narón, Cedeira, Mugardos, Valdoviño, la comarca de Bergantiños y Santiago y su área de influencia registraron un gran número de intervenciones registraron a causa de las precipitaciones y sus efectos.

De hecho, en Narón hubo que interrumpir el tráfico en la AG-64, alrededor del kilómetro 6, en ambos sentidos de la circulación, por el desbordamiento de un río y la consecuente inundación del vial. A las tres de la tarde, el 112 Galicia comenzó a recibir las primeras llamadas de conductores parados debido a la imposibilidad de seguir avanzando.

Con esta información, se avisó a los agentes de la Guardia Civil de Tráfico y al personal de limpieza y mantenimiento de la Agencia Gallega de Infraestructuras, así como a los Bomberos de Narón, para hacer frente a una situación que todavía no mejora y lo hará con la bajada del caudal del río. Por eso, de momento, se mantiene cortada la circulación por esa zona.

Efectivamente, Narón está dentro de los ayuntamientos coruñeses que durante esta tarde registraron más incidencias relacionadas con la climatología adversa. Así, la provincia de A Coruña, fue, con diferencia, la más afectada, y donde se produjeron 126 de las 187 intervenciones totales hasta las siete de la tarde de este viernes.

Pontevedra fue la segunda provincia, en cuanto al número de incidencias atendidas (44), seguida de Lugo (13) y Ourense (3). En total, cerca de 190 intervenciones, que se basaron, de forma mayoritaria, en inundaciones en calles, carreteras y viviendas y bolsas de agua (más de 80), caída de árboles (25) y actuaciones de los grupos de emergencias para la prevención de riesgos mayores (31).

Ciertamente, ninguna de las situaciones representó una situación de peligro mayor para las personas, pero sí todos los daños e inconvenientes derivados de este episodio de meteorología adversa.

La alerta naranja por lluvias continúa activa en el sudoeste de la provincia de A Coruña, mientras que el resto de la Comunidad se mantiene en aviso amarillo por precipitaciones, como también permanece activo el Plan Inungal debido a la necesidad de establecer un control y seguimiento del nivel de los ríos ante la posibilidad de que se produzcan desbordamientos.