Un estudio encabezado por el Instituto Andaluz de Astrofísica (IAA), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), publicado en la revista científica Nature Communications, ha mostrado un aumento de más del 40% en los rayos totales, lo que aumenta a su vez el riesgo de incendios forestales, a causa del cambio climático. Los rayos son la principal causa de incendios naturales en el mundo, que pueden propagarse rápidamente en función de las condiciones meteorológicas y del combustible disponible.

Distintos estudios han sugerido que la frecuencia y distribución de los rayos puede cambiar en el futuro. “Nuestra investigación indica que los rayos con corrientes continuas tienen una mayor probabilidad de provocar incendios forestales en comparación con aquellos sin corrientes continuas”, ha apuntado Francisco J. Pérez-Invernón, investigador del IAA-CSIC.

“Simulamos la década de 2090 bajo el escenario de la Trayectoria de Concentración Representativa 6.0, uno de los escenarios de estabilización de las emisiones definidos en el quinto informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático. Nuestros resultados mostraron un aumento del 43% y del 41% en los rayos totales y de larga duración a nivel mundial, respectivamente. En particular, se observó un aumento del 47% de los rayos de larga duración sobre la tierra, lo que podría aumentar el riesgo de incendios inducidos por rayos en el futuro”, detalló.