14 de mayo de 2018
14.05.2018

Voluntarios explorarán las orillas de los ríos de Curtis para hacer un inventario de invasoras

La Xunta oferta un campo de trabajo para la primera fase de la recuperación del castro de Montes Claros, que ha comprado A Laracha

14.05.2018 | 00:32
Voluntarios durante las labores de recuperación de A Espenuca.

La Dirección Xeral de Xuventude, Participación e Voluntariado ha convocado un campo de trabajo medioambiental en Curtis dirigido a mejorar los enclaves naturales de este municipio rural. El programa de ámbito nacional Ríos Verdes tiene por objetivo la exploración de las orillas de los ríos de Curtis, con especial atención al Mandeo, Mendo y Deo, y de los humedales para realizar un estudio sobre el estado de los márgenes y un inventario de las especies exóticas invasoras.

Los voluntarios realizarán además labores de limpieza de las orillas de los ríos y humedales e intervenciones puntuales para eliminar las especies invasoras.

Este campo de trabajo dispone de quince plazas y comenzará a mediados de julio. Los voluntarios se alojarán en el centro etnográfico del Mandeo y podrán aprovechar la estancia para realizar excursiones y asistir a las fiestas parroquiales.

El departamento autonómico que dirige Cecilia Vázquez programa otros dos campos de trabajo en la comarca, también de ámbito nacional. Uno de ellos celebrará su tercera edición y va dirigido a la mejora ambiental del monte de A Espenuca, en Coirós. Los voluntarios, dirigidos por la fundación de custodia del territorio Fragas do Mandeo, retirarán maleza, eliminarán especies invasoras como acacias y eucaliptos, reforestarán con castaños y robles y acondicionarán caminos y senderos.

Los trabajos del tercer campo de trabajo en A Espenuca incluyen también la eliminación de maleza en el entorno de un yacimiento arqueológico como paso previo a su futura excavación. El trabajo de los voluntarios y de Fragas do Mandeo ha hecho posible recuperar este enclave natural, que acoge uno de los miradores más importantes del área, que permaneció durante tapado por los eucaliptos.

El tercer campo de trabajo que la Xunta proyecta en la comarca se desarrollará en A Laracha. El objetivo, dar los primeros pasos para la recuperación del castro de Montes Claros. El Concello acaba de adquirir los terrenos que albergan los restos arqueológicos, que prevé recuperar por fases.

Los primeros trabajos se desarrollarán durante este verano. Los voluntarios tendrán entre sus cometidos la limpieza de la zona perimetrada del castro, el acondicionamiento del camino de acceso y la instalación de señalización.

Los integrantes del campo de trabajo realizarán también un estudio del yacimiento, de su entorno y su historia. Como en los otros dos programas, la Xunta oferta un total de quince plazas y los voluntarios podrán realizar actividades complementarias, como rutas de senderismo por el río Anllóns, visitas a las ciudades de A Coruña y Santiago y talleres medioambientales y de dibujo arqueológico.

La Dirección Xeral de Voluntariado oferta también otros campos de trabajo en la provincia, dos de ellos en los municipios de As Pontes y Ponteceso. El primero tiene por objetivo recuperar los bosques que atraviesa el río Eume. El segundo, la limpieza y el acondicionamiento de la playa de Valarés y la organización del popular festival juvenil, que celebra este año su quinta edición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es