13 de marzo de 2019
13.03.2019
La Opinión de A Coruña

Que no nos traten como a niños

Alumnos de tercero de Primaria del Parga Pondal de Santa Cruz exponen en A Coruña un trabajo de investigación sobre educación para la empatía

12.03.2019 | 22:26
Que no nos traten como a niños

Pasaron de pensar: "Pobrecitos, necesitan ayuda, no pueden hacer todo lo que hacemos nosotros"; a afirmar: "Todos somos diferentes, todos tenemos distintas capacidades, todos necesitamos ayuda y las personas con diversidad funcional 'son personas que funcionan diferente". Este trabajo de tener unas ideas y prejuicios y transformarlas a partir de hablar, mirar y reflexionar supone un ejercicio de educación para la empatía que pusieron en práctica 25 alumnos de tercero de Primaria del colegio Parga Pondal de Santa Cruz. Ayer expusieron su labor de investigación en una jornada en la biblioteca municipal de la Sagrada Familia en A Coruña, donde también dejaron un mural con las frases que han aprendido así como fotografías realizadas por ellos mismos que ilustran sus conclusiones.

La jornada en esta biblioteca incluyó práctica de empatía pero también trabajo intergeneracional, al estar presentes un grupo de mayores de la residencia Meu Lar; y también terapéutico, con la presencia de dos perros de terapia de la empresa Montegatto, Gyn, una labrador; y Nana, una Golden Retriever.

Las fotografías de los escolares oleirenses, que estarán varios días en exposición en la biblioteca coruñesa para que puedan ser vistas, subrayan las ideas de que todos somos diferentes con imágenes de distintos colores de pelo y peinados; mostrando pies desnudos en distintos tonos de piel, bocas muy abiertas con aparatos de ortodoncia; o niños y niñas divirtiéndose con un mismo juego.

"La diferencia nos hace mejores", fue la conclusión que sacaron los pequeños, aunque la frase más coreada, al hablar de la diversidad funcional, tanto por los niños como por los mayores, fue: "No nos gusta que nos traten como a niños".

"Durante un mes y pico hemos estado trabajando en esto en el aula del Parga Pondal, con invitados como personas con diversidad, profesionales que trabajan en entidades como Aspronaga y con Daniel, este terapeuta canino. También hablamos vía s kype con responsables de entidades que trabajan estas materias", explicó Alicia Tojeiro, profesora de estos escolares que ha organizado esta actividad en colaboración con la Facultad de Ciencias de la Salud. Esta docente ya organizó varias actividades con alumnos oleirenses dirigidas a la concienciación medioambiental y la inclusión social y tolerancia.

Esta sesión se inició con una interacción de todos con los dos perros de terapia. Según Daniel, su adiestrador, cada vez se usan más en escuelas "pero como herramienta de inclusión y modulación del comportamiento en clase".

Una joven con problemas de movilidad explicó su experiencia con su perra, que la ayuda a levantarse del suelo si tiene una caída e incluso abre le puerta de casa cuando llaman al timbre.

Al finalizar esta experiencia con niños, adultos, mayores, perros y un derroche de empatía, los escolares repartieron besos entre los participantes que acudieron de la residencia Meu Lar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es