Los comerciantes demandan el regreso de la feria de los sábados con garantías sanitarias

Proponen la delimitación de un recorrido de dirección única para evitar aglomeraciones de gente y refuerzos de personal de seguridad privada

Redacción

El Arteixo Centro Comercial Aberto demanda al Concello la reapertura de la feria de los sábados, ya que considera que se puede realizar “con plenas garantías sanitarias y sin grandes inversiones”. De acuerdo con los protocolos de la Xunta, los mercados ambulantes pueden mantener su actividad siempre que se reduzca el número de puestos y se garantice la distancia de seguridad, entre otros requisitos que Arteixo ha cumplido en todo momento, según argumenta la entidad. El Concello suspendió la feria a mediados de enero tras el incremento de casos de COVID.

La asociación explica que en su momento “se adoptaron las medidas necesarias para cumplir los protocolos, pero en las últimas semanas el Concello volvió a cancelar el mercado apelando a las dificultades para asegurar que los compradores guarden las distancias en todo momento”.

El Centro Comercial Aberto de Arteixo, representantes de la feria y de la Asociación Galega en Defensa das Axencias de Viaxes han elaborado una estrategia con diversas medidas para intentar paliar los efectos negativos de la crisis del COVID que sufren el comercio y la hostelería desde hace meses. El documento, denominado Plan Global de Reactivación da Economía de Arteixo, contempla medidas concretas diseñadas para minimizar ese riesgo, según afirma la entidad de comerciantes. Proponen la delimitación de un recorrido de dirección única para evitar aglomeraciones y por la otra, se contemplan refuerzos de personal de seguridad privada, en caso de que los efectivos de la Policía Local y Protección Civil no sean suficientes.

“El coste mensual de la contratación de cuatro guardias de seguridad para las mañanas de los sábados sería inferior a 2.000 euros, una cantidad que la administración puede asumir sin dificultades”, señala la agrupación de comerciantes. En contrapartida, los comerciantes indican que se permitiría la supervivencia de “una actividad de la que dependen 200 puestos de trabajo directos y que genera, solo en Arteixo, un movimiento económico estimado en 360.000 euros al mes del que se benefician el comercio y la hostelería en su conjunto”.

La entidad de comerciantes de Arteixo detalla que antes de la pandemia unas 2.500 personas pasaban cada sábado por el mercadillo a lo largo de toda la mañana, menos de las que cabrían ahora mismo, de forma simultánea, guardando la distancia de seguridad.