Kiosco

La Opinión de A Coruña

Sada deberá indemnizar a la familia de la niña que perdió parte de un dedo en un accidente en el parque infantil

El Consello Consultivo rechaza la alegación del Concello sobre un defecto de fabricación del juego y achaca lo sucedido a falta de mantenimiento

El juego del parque, precintado tras registrarse el accidente. | // L.O. LOC

El Concello de Sada deberá indemnizar a la familia de la menor de tres años que se seccionó un dedo cuando jugaba en un carrusel del parque infantil del paseo marítimo.

El accidente se registró el 26 de octubre de 2019 y la cuantía de la responsabilidad patrimonial todavía está pendiente de determinar.

Los padres de la pequeña han reclamado una compensación de 100.152 euros. Acompañaron su petición de un informe pericial firmado por un médico especialista que determina las secuelas del accidente, aunque sin concretar el importe de la indemnización, que deberá calcularse en un expediente contradictorio que tenga en cuenta los informes médicos y periciales aportados por los reclamantes, los que pueda presentar la aseguradora y aquellos que, eventualmente, encargue el Concello sadense.

Así lo determina un dictamen que el Consello Consultivo emitió hace ya un año y que el grupo municipal del PP de Sada acaba de hacer público. El órgano consultivo concluye que el Ayuntamiento incumplió “su obligación de mantenimiento y conservación del área de juegos en adecuado estado de uso”.

El accidente se registró cuando la pequeña jugaba en el carrusel adaptado, al introducir un dedo por una obertura. Al girar, el meñique de la mano izquierda quedó atrapado y fue seccionado al nivel de la interfalange proximal.

El Concello alegó sin éxito que el responsable del accidente habría sido, en todo caso, la empresa suministradora de los juegos. Basaba su alegación en las conclusiones del informe del ingeniero municipal, que apuntaba a un defecto de fabricación en el juego.

Los padres de la menor reclamaron una indemnización de algo más de 100.000 euros

decoration

Sus conclusiones iban en sentido contrario a las de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC), que en su informe emitido cinco meses antes del accidente acreditaba que el juego estaba en perfecto estado y aportaba un reportaje fotográfico que no recogía el agujero que sí evidencian las instantáneas aportadas por la familia.

El Consultivo concluye que no hay razones para dudar de la ENAC por el “rigor técnico” de su informe y por tratarse de un organismo al que “cabe presumir independencia y objetividad”. Contrapone este informe con el del ingeniero municipal que, advierte, “no ofrece una mínima explicación técnica de porqué estamos ante un defecto de fábrica”. Por este motivo concluye que el agujero en el que introdujo el dedo la niña “parece obedecer a una rotura provocada por el uso del elemento y no a un defecto de fabricación”.

El PP hizo públicas ayer las conclusiones y afirmó que se han presentado otras dos reclamaciones patrimoniales por accidentes, aunque de menor gravedad, en este juego (ya retirado).

El alcalde, Benito Portela, declinó pronunciarse sobre este asunto: “Sobre esta desgracia no hago declaraciones”, zanjó.

Compartir el artículo

stats