Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Gemma Martínez

Los hombres de Davos

Las élites económicas y políticas más ombliguistas vuelven a encontrarse esta semana en Davos. La ciudad suiza, la más alta de Europa (a 1.560 metros sobre el nivel del mar), acoge en su estación de esquí de lujo el foro económico y de debate que lleva su nombre y que este año contará con más de 2.700 participantes. Por primera vez desde 2020 será en persona y en plena temporada alta alpina. Asistirán 52 jefes de Estado y unos 600 consejeros delegados, casi todos hombres, en la participación empresarial más alta de la historia. La paridad ni está ni se le espera.

Las voces allí presentes buscarán soluciones que permitan arreglar un planeta cada vez más fragmentado, pero resulta infantil pensar que cambiarán el mundo en cuatro días. Hablarán de policrisis (riesgos múltiples coincidentes en el tiempo e interdependientes que pueden crear un estado de crisis perpetuo), sí, y también de desigualdad, inflación o cambio climático como los grandes retos de la próxima década. Analizarán, además, si es posible evitar una recesión mundial en 2023 y si aún hay margen para contener las tensiones energéticas derivadas de la guerra de Ucrania y de las sanciones económicas a Rusia. Admitirán, quizá, que han fracasado en sus planes para combatir la emergencia climática. Poco más.

El verdadero interés de estos líderes radica en el networking y en el negocio que pueden lograr en las reuniones paralelas y a puerta cerrada. En esta línea hay que entender la participación española, con el presidente Pedro Sánchez y ejecutivos como Ana Botín (Santander), Carlos Torres (BBVA), Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola) o Francisco Reynés (Naturgy).

Ya lo dijo el periodista Peter S. Goodman, autor del libro El hombre de Davos: cómo los multimillonarios devoraron el mundo: “En cuatro días, en una suite privada, pueden hacer más negocios que en varios meses de vuelos alrededor del mundo”. Lo seguiremos de cerca.

Compartir el artículo

stats