Mar Barcón

"No miro para atrás. Ahora tendríamos que estar hablando de los presupuestos de 2016"

La que fuera cabeza de lista del PSOE en A Coruña analiza los cien primeros días de gobierno de Marea Atlántica

23.09.2015 | 15:52
Mar Barcón, en los soportales de María Pita.
Mar Barcón
"Pilar Neira en el ámbito del deporte femenino es un referente como Ángel Gabilondo en el de los rectores "
"No hay nada que me diga que vaya a estar fuera de A Coruña tras las generales, no tengo ninguna expectativa"
 

"Xulio Ferreiro no se puede quejar de sus primeros cien días de gobierno. El PSOE le ha hecho alcalde" - "Me siento absolutamente respaldada dentro del partido"

La que fuera cabeza de lista del PSOE en A Coruña, Mar Barcón, analiza los cien primeros días de gobierno de Marea Atlántica. Asegura que se siente respaldada por los militantes, a pesar de las voces críticas de su partido y de los resultados en las elecciones -bajó de ocho a seis concejales-.

-¿Cómo han sido estos cien primeros días de gobierno de Marea desde la óptica del PSOE?

-Decepcionantes. El mensaje de cambio que traía este Gobierno y el que nos hizo apoyarlo, no se ha concretado en realidades, ni siquiera en anuncios que supusiesen un cambio de la mejora de la calidad de vida de los coruñeses. Es menos dialogante de lo que se esperaba.

-Una parte de responsabilidad de que no se hayan aprobado ciertos acuerdos es del PSOE, que no mostró su apoyo a iniciativas del Gobierno local.

-Nosotros no mostramos nuestro apoyo a las iniciativas sobre las que no había acuerdo.

-¿Es tan grave habilitar una partida de 30.000 para la lucha contra la violencia machista como para no aprobar un modificativo de 4,5 millones?

-La inmensa mayoría de las personas sabe que no tiene nada que ver ni con el plan de igualdad ni con 30.000 euros. Cerramos un acuerdo sobre un documento que presentó el Gobierno y que se negoció. A nosotros no nos gustaba ese modificativo, pero nos abstuvimos. Se negocia otro documento, se cierra y el Gobierno lo lleva a la Junta de Gobierno y a la Comisión de Hacienda. De lo que el partido socialista no se puede hacer cargo es de que el señor Ferreiro y la concejal de Hacienda tengan un problema con un miembro de su Gobierno que quiera un modificativo diferente y, para cambiar eso, hagan una estrategia por detrás. No va así. Tenemos que poder fiarnos del alcalde.

-Es una enmienda del BNG, ¿por qué habla de desacuerdo en la Marea?

-Obviamente, la Marea estaba en el asunto porque si el Gobierno tiene un documento y no quiere que se lo cambien, no se lo cambian.

-¿Esta decisión de votar en contra del modificativo está avalada por la agrupación local y por la dirección provincial y gallega?

-Nunca pedimos el aval de instancias provinciales y gallegas. El grupo municipal tiene autonomía. Resulta curioso ver al alcalde apelando a otras instancias. 'Que vengan los de la Ejecutiva provincial', por favor, que es el alcalde de esta ciudad. Es ponerse en un plan infantil. Es una pataleta.

-Aunque no pidiesen permiso, ¿les han dicho algo después de esta negativa al modificativo?

-No, en absoluto. Nadie. ¿Cómo nos iban a decir algo?

-¿Tienen la consigna de decir que no a las propuestas del BNG, tal y como aseguró el alcalde que le había dicho el portavoz socialista, José Manuel Dapena?

-No solo creo que es falso sino que además resulta ridículo hacer esa manifestación. Examinamos los asuntos no por quién los trae sino por si va a beneficiar o empeorar la vida de la gente o, en este caso, qué significa, en términos de confianza.

-¿El contenido de la enmienda iba en contra de su programa?

-Programáticamente no serían 30.000, serían 300.000 euros. Nosotros tenemos una relación muy normal con el BNG. Quien tiene un problema es el señor Ferreiro y la Marea y no el partido socialista. Un Gobierno en minoría tiene que saber llegar a acuerdos, tiene que respetarlos y tiene que garantizar ese respaldo porque, si no, asistimos a estos espectáculos, que realidades y acciones, ni una. No tenemos modificativo, ni dinero para políticas sociales, no tenemos nada porque todo lo que hace el Gobierno es sin acuerdo, porque sí.

-Viéndolo así, ¿habría votado en otro sentido en la investidura?

-No suelo mirar para atrás. Entonces entendimos que había un pulso de cambio y que podía significar la mejora de la calidad de vida de los coruñeses. Esa responsabilidad, que nos la han dado los vecinos, es también la de asegurarnos de que ese cambio significa algo más que titulares, porque eso ya lo tuvimos con el PP. El cambio tiene que significar algo más que una forma determinada de vestir.

-¿Qué horizonte deja esta situación si no consiguen llegar a acuerdos? ¿Moción de censura?

-Vamos a apelar al cambio. Es muy importante poder decir que el Gobierno local es fiable, que puede que no tenga experiencia pero que tiene palabra, que no hace trampas. Ni miro para atrás ni hago supuestos. Esto no está encima de la mesa en ningún momento, ahora tendríamos que estar hablando de los presupuestos del año que viene.

-Si no son capaces de ponerse de acuerdo en un modificativo, ¿cómo van a negociar los presupuestos?

-El desacuerdo no es por los 30.000 euros sino por el cambio del modificativo.

-¿Cómo deciden que van a votar en contra del modificativo?

-Como toda la vida, hablando y comentando.

-¿Por qué apostaron por Dapena como portavoz y no por una edil con experiencia?

-Cualquiera de ellos tiene capacidad para ser portavoz. Creo que Dapena reúne las características que el PSOE quería poner de manifiesto. Una persona con cierta experiencia en la administración, aunque no en un cargo público, una persona nueva, respondiendo a esa ansia de renovación que manifiestan los ciudadanos.

-¿Dónde se ve después de las elecciones de diciembre?

-Ayudando al partido.

-Ya que no es portavoz y que no se va a presentar a las siguientes elecciones municipales, ¿se ve fuera de A Coruña?

-No hay nada que me indique que voy a estar fuera de A Coruña. Me siento muy cómoda trabajando de concejal, respaldando a mis compañeros. No tengo ninguna expectativa.

-¿Cómo será su relevo?

-Quedan cuatro años para quien vaya a ser candidato o candidata. Por delante tenemos todavía las elecciones generales y, después de ganar España, yo creo que hay que ganar Galicia. Tenemos por delante bastantes retos antes de volver a unas elecciones municipales en las que, por supuesto, el partido desarrollará a su candidato y habrá compañeros y compañeras que se presentarán a las primarias...

-¿En qué situación está ahora la agrupación a pesar de que el voto en el pleno sea conjunto?

-Somos un partido muy diverso y muy plural, nos gusta mucho el debate y la reflexión y yo nunca le he tenido miedo a eso. Desde que soy secretaria general siempre me ha parecido bien que haya debate, lo he vivido y lo he llevado con naturalidad.

-¿Se siente respaldada?

-Absolutamente.

-Pero se oyen voces críticas.

-Quien no esté dispuesto a aguantar la crítica, es mejor que no esté en política. Es normal que a la secretaria general los compañeros le digan que ellos lo harían de otra manera. A veces me gustaría que fuésemos más proactivos y que generásemos debates más hacia afuera.

-Algunas de las críticas dentro del partido vienen también por la configuración de la lista, por los independientes.

-Creo que va a ser una realidad en todo el partido socialista. Yo veo a Ángel Gabilondo, veo a Lola Galovart, García Mañá, lo veo en muchísimas instancias. Nosotros incorporamos a cuatro personas que, en un momento en el que no estaba de moda decir: "me voy con el PSOE" lo hicieron. Siempre se dice que los independientes vienen a por un puesto, estos vinieron en momentos difíciles y sabían que no estaba garantizado el éxito. Seguramente, con el tiempo, todos vayan a ser militantes. Los coruñeses los han visto trabajando al lado del PSOE sin fisuras y defendiendo nuestro programa.

-Con todo el respeto, Ángel Gabilondo no tiene el mismo perfil que José García o Pilar Neira.

-Seguramente, Pilar Neira, en el ámbito del deporte femenino, es un referente como Ángel Gabilondo en el de los rectores. Si la decisión es que solo pueden ir rectores, que vayan solo rectores.

-El alcalde decía que no había tenido periodo de cortesía, ¿el PSOE empezó la oposición ya el primer día o comenzará ahora?

-De los primeros cien días no se podrá quejar porque el PSOE le ha hecho alcalde. No va a cambiar nada. El Gobierno no está para recibir cortesía sino para gobernar.

-En la organización del Gobierno, ¿fueron los salarios y dónde se colocaba cada quien en los órganos colegiados los mayores puntos de desencuentro?

-No, en absoluto. El dinero entró en los dos últimos días, éramos muy conscientes de que era una cuestión completamente secundaria. El alcalde dice que nos quejamos ahora, pero que antes no se hacía. En los últimos treinta años todos los gobiernos han tenido mayoría absoluta.

-Javier Losada no tenía mayoría absoluta.

-No la tenía el PSOE, pero sí su Gobierno de coalición con el BNG. El señor Ferreiro está gobernando él solo. La organización nos costó mucho, sobre todo las comisiones, por cierto, para que no estén convocadas. Nos dijo hace una semana que ya se iban a convocar y aún estamos esperando.

-¿Decepcionada por no estar en la Diputación?

-No, pero no creo que fuese una buena decisión, que esta ciudad no tenga un diputado provincial del PSOE. Es un error.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine