ARTEIXO

El trauma del polígono de Sabón

El historiador Xabier Maceiras elabora un libro sobre las expropiaciones, con el que busca "luchar contra el olvido" n A Pedreira fue una aldea que desapareció completamente

02.11.2015 | 01:55
Xosé Antón Bocixa y Xabier Maceiras, con dos de las expropiadas por el polígono de Sabón.

Recuperar los topónimos perdidos y la historia de las expropiaciones del polígono de Sabón. Ese es el objetivo del libro que ha escrito Xabier Maceiras y presentará el próximo año. También elabora, con el realizador Xosé Antón Bocixa, un documental con el que buscan que los afectados por la construcción de este recinto industrial cuenten de primera mano cómo les cambió la vida. Esta zona industrial ocupó aproximadamente 1.500 fincas, entre las que había cerca de 100 viviendas. "Nunca se ha hablado de las expropiaciones y parece que fue todo bonito", explica Maceiras

A Pedreira, Agra de Arteixo, As Fieiteiras o Monte do Crego son algunos topónimos que recuerdan el pasado del que fue uno de los parajes más bonitos de Arteixo. Ahora es el polígono de Sabón, que cumple 50 años desde que se inició el proceso de las expropiaciones. Antes de convertirse en una zona industrial, este era un lugar con varias aldeas tranquilas de un entorno rural cercano a la costa. La vida del lugar cambió radicalmente el 25 de enero de 1966, cuando el Gobierno dio luz verde al inicio del proceso para expropiar fincas en lo que hoy es el polígono de Sabón.

Con motivo del aniversario el escritor e historiador aficionado Xabier Maceiras ha escrito un libro y prepara un documental junto con el realizador Xosé Antón Bocixa. "Nunca se ha hablado de las expropiaciones y parece que fue todo bonito. Cambió la vida de mucha gente por completo", asegura Maceiras.

La construcción del polígono fue un trauma para muchos vecinos. Maceiras relata que incluso cuando entrevistó a una de las residentes se encontró con que se echó a llorar de la "rabia" que tenía dentro. "Lo que buscaba es luchar contra el olvido y contar los sacrificios de las expropiaciones", señala. La construcción de esta zona industrial afectó a aproximadamente 1.500 fincas, entre las que había cerca de 100 viviendas. La aldea más afectada fue la de A Pedreira, que desapareció por completo. Estaba situada en el lugar que ocupa hoy el molino eólico. Aproximadamente se expropiaron alrededor de 20 casas, según indica Xabier Maceiras. El núcleo que da nombre al polígono, Sabón, perdió unas 10 viviendas, aunque sobrevive aún hoy. Está ubicado en la zona de Talleres Arteixo.

Microhistorias e Inditex

En el documental, Maceiras y Bocixa buscan contar "microhistorias" como la de Manuel Rodríguez, que fue el primer expropiado del polígono. Tras perder sus terrenos montó un negocio en la calle Noia, en Os Mallos. "Lo hizo al lado de un pequeño taller textil de Antonio y Amancio Ortega", afirma Maceiras. Más tarde, el fundador de Inditex instalaría la sede de su empresa en los terrenos de los padres de Manuel Rodríguez en Sabón. La intención de Xabier Maceiras es la de presentar el libro en el que recoge el nacimiento del polígono junto al documental que prepara con Bocixa el próximo año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Javier de Toro, jefe del servicio de reumatología del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, responderá a preguntas de los lectores este jueves a las 11.30

 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine