El comandante Tiempo

31.07.2016 | 01:33
El comandante Tiempo

Más tarde o más temprano, el sonido del campanil marca el momento del relevo. El comandante Tiempo indica que es el momento de tomar el portante sin tener en cuenta los servicios prestados. Y el comandante Tiempo ha establecido que José Ramón Fuertes Gamundi, durante una treintena de años director-gerente de la Cooperativa de Armadores de Vigo, ha tenido que recoger los muchos recuerdos acumulados en el que fue su despacho y las oficinas de ARVI y, como un marinero más en el barco de la vida, hacer la maleta y acogerse a la "tranquila" vida del jubilado.

No me lo imagino sin el trajín cotidiano de los vuelos de ida y vuelta a tantos países -debe conocer como pocos los aeropuertos de Madrid y Bruselas-, de las reuniones con sus inseparables colaboradores... Un día debería contarnos sus sobresaltos en Namibia, Canadá, Argentina, etc. por cuestiones como la expulsión del país sudafricano de la flota congeladora y las negociaciones para reubicarla en el área de Terranova. Me gustaría conocer qué pensó, verdaderamente, de aquel personaje de nefasto recuerdo para los arrastreros congeladores gallegos que descubrieron en las frías y peligrosas aguas del Gran Banco el preciado fletán negro y que fue primer ministro de Terranova, Brian Tobin. Cuántas cosas aclararía Fuertes Gamundi sobre el pulso con Argentina por culpa de las dichosas 200 millas de Zona Económica Exclusiva. Y qué daría uno por saber cómo se coció la integración de España en la CEE, hoy UE, en la negociación del acceso de las distintas flotas españolas a las aguas comunitarias.

Solo por citar algunas de las extraordinarias vivencias acumuladas por José Ramón Fuertes en esa treintena de años de servicio a ARVI y, de paso, al sector pesquero español, singularmente al gallego.

Dirigir una institución como la Cooperativa de Armadores de Pesca del Puerto de Vigo como lo ha hecho Fuertes Gamundi se me antoja una ardua tarea, por más que hubiese estado siempre arropado por dos fieles colaboradores -me atrevería a decir que indispensables-: Reinaldo Iglesias y José Antonio Suárez-Llanos (este último su relevo natural al frente de ese mundo que es ARVI), más tarde con las aportaciones de otros hombres y mujeres como Hugo González, convertido en otro de los grandes referentes del sector pesquero gallego y comunitario.

Está claro que Fuertes Gamundi ha sabido rodearse de un equipo de profesionales que ha luchado no solo por mantener ARVI sino por hacer sentir el peso de esta institución en todo lo que la pesca significa. Pero el timón fue siempre de la mano de quien ahora, por esas cuestiones inexorables del comandante Tiempo, lo deja en otras manos expertas, las de José Antonio Suárez-Llanos.

Cuántas entrevistas a ambos en los viejos tiempos de Españoles en la Mar, cuánto intercambio de opiniones, cuánta controversia en momentos en los que en algunos lugares de Galicia no se quiso entender la política de ARVI, cuánto poder de esta cooperativa de armadores manejado por quien hoy es el que se ha tomado el relevo como una cierta liberación siempre con la aquiescencia del presidente de la entidad...

El día que verdaderamente se escriba la historia de la pesca en Galicia, dos citas serán obligadas: junto a Valentín Paz Andrade, el biólogo José Ramón Fuertes Gamundi. Y con ellos, muchos otros que se ganan a pulso la referencia, pero que todavía están en el tajo.

Deja escuela, y mucha, Fuertes Gamundi. Hombres como él siempre hacen falta en el sector pesquero de Galicia y de España. Incluso de Europa.

Un feliz descanso, patrón de todos los mares.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine