13 de enero de 2020
13.01.2020

La familia de Diego Bello, muerto en Filipinas por la Policía, "luchará hasta el final" para esclarecer su muerte

Avanza que llevarán el caso ante la Unión Europea y el Congreso para exigir "acciones claras contra esta injusticia"

13.01.2020 | 15:30

La familia de Diego Bello Lafuente, el joven coruñés que la policía filipina mató el pasado miércoles en un tiroteo en una operación antidroga, ha manifestado que "luchará hasta el final" para esclarecer su muerte, al rechazar, como apuntó ya su entorno tras conocerse el suceso, que estuviese vinculado al tráfico de estupefacientes.

"Lucharemos hasta el final para esclarecer todo con ayuda de organismos internacionales", han asegurado a Europa Press. Al respecto, han precisado que ya han dado pasos en este sentido, al tiempo que han avanzado su intención de llevar este caso ante las instituciones europeas y el Congreso de los Diputados.

En lo que se refiere a la Unión Europea, han indicado que todavía no saben "cuándo" lo harán. En cuanto al Congreso, han confirmado que "varios diputados" se han puesto en contacto con la familia "para formular preguntas al Gobierno".

"Y exigir medidas y acciones claras y directas contra esta injusticia", han remarcado en línea con los comentarios difundidos, tras conocerse la muerte de Diego Bello, por familiares y amigos en las redes sociales pidiendo "justicia" para el joven.

Repatriación del cuerpo

Sobre la repatriación del cuerpo, han manifestado que "todas las gestiones van bien encaminadas" y que se están centrando en la agilización de los "trámites".

Mientras, en nombre de los amigos del joven, se ha difundido una carta en la que, entre otros aspectos, se destaca de Diego Bello su "valentía" y su "determinación", así como su "amor y dedicación" a la familia y amigos.

Desde su entorno, han defendido en todo momento que "en ninguno de los países en los que residió" estuvo involucrado "en incidente alguno". "Mucho menos con el tráfico de estupefacientes o tenencia de armas, de los cuales se le acusó inicialmente, y muestra de ello es su falta de antecedentes", precisaron en un comunicado remitido por la familia.

Su muerte se produjo en una operación en su domicilio en la localidad de General Luna, en Siargao. La policía, que lo consideraba sospechoso de tráfico de cocaína, lo mató en un tiroteo registrado en el sur del archipiélago filipino, según informó el diario digital local Minda News.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es