Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

La simbología oculta bajo el logo de Hijos de Rivera

La primera identidad corporativa de la compañía se aleja de la estrella y combina arte y diseño para hablar de historia y valores

El logo corporativo de Hijos de Rivera, en blanco sobre negro. | // La Opinión

Cuando la corporación coruñesa Hijos de Rivera, una de las principales compañías de Galicia y en pleno proceso de internacionalización, buscó a alguien para realizar el que será su primer logo corporativo, encontró a dos diseñadoras que encarnan esas ideas: las gemelas gallegas Marta y Eva Yarza, que salieron al extranjero buscando trabajo durante la crisis pasada y ahora coordinan un estudio virtual desde Londres y París, con clientes como Adidas o el Gobierno de Egipto. Y ellas, para darle una nueva carta de presentación a la empresa, buscaron llevar “procesos creativos del arte al diseño gráfico”, con una imagen de marca reconocible pero llena de “simbología oculta” que recordase los valores y la historia de la empresa, recordando su origen gallego.

Eva y Marta Yarza. | // Otto Blue Socks

Las dos hermanas, nacidas en Vigo y socias en Yarza Twins, calculan que el proceso de elaboración del logo llevó un año y recuerdan que se descartaron varias ideas, como una, explica Eva, que “mantenía la estrella” de Estrella Galicia, transformándola. Pero, recuerda Marta, este es el primer diseño oficial de Hijos de Rivera, en conjunto, por lo que “querían separar” las imágenes.

La idea para la definitiva, formada por la H y la R de las iniciales del grupo, salió de los murales de Ángel Atienza que se encuentra en el museo coruñés MEGA, que recuerda la historia de la compañía fundada en 1906: “le sacamos muchas fotos, y nos inspiró, y también pudimos ver anuncios antiguos, botellas, lo que es el lúpulo y aprender sobre la fabricación de la cerveza”, al tiempo que los representantes de la compañía les explicaban “lo unidos que estaban a su historia”. También tenía que “verse reflejado en el logo que son una empresa gigante pero que fabrica sus productos de forma tradicional”, con espíritu “craft”, de menestral.

Así, explica Eva, la R se ha hecho más pequeña, como una “semilla”, que representa el origen de la compañía, mientras que la H se pliega sobre ella. “Representa a los hijos, que están protegiendo el legado de los Rivera: es esa simbología la que nos parece importante al presentar un diseño”. Los colores del fondo y el diseño se limitaron a blanco y negro, intercambiables según el formato, porque, indica Marta, Hijos de Rivera es la “marca madre” de muchas otras.

“Escogimos blanco y negro, donde están todos los colores, para asumir que todas las marcas pueden estar dentro de esta”, explica la diseñadora gallega. Entre las líneas de Hijos de Rivera, además de su insignia Estrella Galicia, se encuentran Cervezas 1906, Cabreiroá, Sidras Maeloc o los vinos Ponte da Boga, y el presidente ejecutivo de la corporación coruñesa, Ignacio Rivera, señaló que la compañía debía reflejar “este ámbito más global, más corporativo, en una nueva identidad”.

Así, el carácter artístico convive con las exigencias del diseño gráfico. Las hermanas indican que el logo tiene que ser “simple, si no va a ser demasiado para masticar”, pero que está preparado para funcionar “como sistema”. Es decir, para ser compatible con las aplicaciones más sencillas y también con “las más locas y divertidas que te puedas imaginar”. En palabras de Eva, el “juego del diseñador gráfico” es crear un sistema flexible”, en el que el logo sea reconocible en solitario, pero también con otros elementos que lo acompañen, y en diferentes contextos.

Así, “no vas a ir con el mismo diseño a pedir un crédito al banco que a vender algún producto para los juegos olímpicos”, ponen como ejemplo las hermanas; pero el diseño básico tiene que mantener una coherencia en todos estos lugares.

Y en el diseño de este logo, explica Marta, también ha influido que “como gallegas, crecimos con Estrella Galicia, siempre estuvo en el trasfondo de nuestra infancia, y, tras salir porque era muy difícil encontrar trabajo en España, volver a tu tierra trabajando es un orgullo para nosotras”. El diseño de la identidad de marca, indica Eva, vino acompañado por iconos, como “jeroglíficos”, que se basaron en petroglifos gallegos o cerámica de la comunidad. “Todas esas influencias han ido conformando nuestra identidad, y queríamos ir en esa línea y llevarlo a un territorio nuevo y diferente”, señalan las hermanas Yarza.

Compartir el artículo

stats