El ahogamiento de un hombre en la madrugada del sábado en la Dársena de la Marina —tercera víctima mortal en los cinco últimos años tras la reforma de su entorno— mueve al Concello y la Autoridad Portuaria si es necesario adoptar nuevas medidas de seguridad en la zona para evitar nuevos accidentes.

El portavoz del Gobierno local, José Manuel Lage, explicó que, aunque no es una competencia municipal porque se trata de terrenos portuarios, existe preocupación sobre este aspecto y el Ejecutivo “no debe mirar para otro lado”. Fuentes de la Autoridad Portuaria señalaron que se está a la espera de los resultados de la investigación policial sobre los hechos pero que hay disposición a estudiar esta cuestión en la comisión bilateral que mantiene con el Concello y que se reúne de forma periódica.

El fallecido, de 54 años y nacionalidad peruana, cayó al mar sobre las 06.00 horas cuando caminaba por el lugar, según recogieron las cámaras de seguridad.