Marea Atlántica defiende en sus alegaciones al anteproyecto del nuevo contrato para la gestión de la planta de residuos de Nostián el modelo de separación orgánico-inorgánico actual, cuya eficiencia considera “contrastada” y al que entiende que se renuncia con la propuesta de un nuevo contenedor en las calles para la recogida en exclusiva de envases.

“No precisamos otro contenedor”, advierte el candidato de Marea a la Alcaldía, Xan Xove, quien recuerda que el Ministerio para la Transición Ecológica reconoce que los ayuntamientos que siguen el modelo de Nostián reciclan 38 kilos de envases por habitante y año, mientras que con el contenedor para envases son solo nueve. Xove exige que el Concello solicite al Estado que Nostián sea una de las excepciones previstas en la nueva normativa.