08 de abril de 2019
08.04.2019
La Opinión de A Coruña

Pep Martí es el sustituto de Natxo

El entrenador balear tiene previsto llegar hoy a A Coruña para convertirse en el nuevo inquilino del banquillo del Deportivo en lugar del vitoriano, destituido tras la derrota ante el Rayo Majadahonda

08.04.2019 | 00:28
Martí, al pie de su banquillo, durante el partido contra el Barcelona B, su último como técnico del Tenerife.

Pep Martí (Palma de Mallorca, 1975) tiene previsto llegar hoy a A Coruña para convertirse en entrenador del Deportivo en sustitución de Natxo González, destituido ayer a primera hora de la tarde. Falta la confirmación oficial, pero el entrenador balear ya estaba preparando ayer por la tarde su desplazamiento a la ciudad coruñesa para estampar su firma por el cuadro blanquiazul. En principio sería hasta que concluya el curso actual, aunque queda la opción de que también firme una segunda temporada.

El entrenador balear inició su carrera en los banquillos en las categorías inferiores del Mallorca, club en el que se formó como futbolista y en el que cerró también su carrera profesional, pero en la temporada 2015-16 le llegó la llamada del Tenerife para sustituir a Raúl Agné en la jornada 12. Pep Martí acabó ese año y en el siguiente clasificó al equipo para disputar la fase de ascenso a Primera. Se quedó a tiro de piedra de subir. Inició un tercer curso, el 2017-18, pero ya no lo terminó porque en la jornada 25 fue destituido y relevado por Joseba Etcheberría. El guipuzcoano fue el encargado de empezar esta temporada, pero finalmente también fue despedido y dejó su puesto a José Luis Oltra.

El Tenerife fue la segunda casa de Martí como futbolista. Debutó en el Mallorca en la 1999-2000 de la mano de Fernando Vázquez, pero solo disputó un partido de Liga y otro de Copa del Rey. En el cuadro chicharrero se encontró con la oportunidad de despuntar. Su buen hacer lo llevó al Sevilla, donde militó durante cinco temporadas y acumuló títulos: dos copas de la UEFA, una Supercopa de Europa, otra de España y una Copa del Rey. Después pasó por la Real Sociedad y retirarse en el Mallorca, el equipo de su tierra. con 40 años. Y en el club bermellón empezó su trabajo como técnico, pero en las categorías inferiores; y de nuevo el Tenerife vino en su busca para que dirigiese al primer equipo en Segunda División. La relación se mantuvo durante tres temporadas incompletas.

Pep Martí es un técnico al que le gusta plasmar lo que hacía en el terreno de juego como futbolista profesional, acumular gente en la medular, tener el control del partido y que sus jugadores sean muy ordenados; quiere que estén siempre muy juntos y no duda en jugar con un doble pivote de contención para dar mayor libertad ofensiva al resto de los futbolistas, incluidos los laterales. Busca mandar en el campo y generar llegadas, tener presencia en el área adversaria, que es donde se ganan los partidos. No es de contragolpes, pero inculca a sus hombres que utilicen este recurso para plantarse a la mayor brevedad en las proximidades de la portería rival y poder sorprender.

Martí lleva un año en el paro, su primera temporada sin equipo. Sin embargo, el balear es un asiduo de Son Moix, campo del Mallorca, aunque también fue visto en diferentes estadios de Segunda División ya que pretende estar al día de cada uno de los conjuntos de la categoría, según aseguran desde Palma. De hecho, en el último Mallorca-Zaragoza, del pasado 25 de marzo, acudió al campo del club balear, donde presenció el triunfo de los jugadores de Vicente Moreno sobre los aragoneses.

El virtual nuevo entrenador deportivista, el noveno de la era de Tino Fernández, tiene previsto aterrizar hoy en la ciudad coruñesa para hacerse cargo del equipo hasta final de temporada, con la posibilidad de seguir, al menos, un curso más. Dispondrá de nueve jornadas para tratar de alcanzar el objetivo marcado por el club aunque sea a través de la promoción de ascenso, ya que las dos plazas que otorgan el billete directo a la máxima categoría se encuentran ahora a siete puntos.

En todo el año que lleva en el paro, Pep Martí tuvo la oportunidad de participar en un partido benéfico con una selección balear y el Real Mallorca en el que actuó como seleccionador del combinado del archipiélago. Fue una forma de colaborar con los afectados por la riada que asoló la población de Sant Llorenç des Cardassar en octubre pasado y que dejó 13 muertos. Desde entonces se limitó a formarse, a ver partidos y a mantenerse lejos de los focos a la espera de que se pudiese producir una llamada como la que recibió del Deportivo. Su reto será llevar al equipo a Primera en estas nueve jornadas y la promoción.

A primera hora de la tarde de ayer, el director deportivo blanquiazul, Carmelo del Pozo, ya había contactado con Martí, y las negociaciones avanzaron, aunque en algún momento surgió también la opción del Málaga. Juan Ramón López Muñiz podría dejar su cargo en el banquillo de La Rosaleda y los de la Costa del Sol, que buscaban sustituto, también pensaron en Pep Martí. Sin embargo, su situación financiera le dificulta el cambio de técnico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes