Kiosco

La Opinión de A Coruña

30 de junio en el Deportivo: incógnitas en medio de las despedidas

Doce jugadores finalizan sus contratos con el club coruñés y la mayoría no seguirán el curso que viene | La complicada continuidad de Juergen o el futuro de Miku, entre las dudas

Los jugadores deportivistas después de la derrota contra el Albacete en el ‘play off’. | // CASTELEIRO / ROLLER AGENCIA

El Deportivo afronta el tramo inicial del mercado con parte de los deberes hechos después de las incorporaciones de Gorka Santamaría, Isi Gómez, Víctor Narro y Edu Sousa, pero todavía tiene trabajo por delante para compensar las numerosas bajas que se producirán en la plantilla. Cerraron su etapa como deportivistas no pocos jugadores de los que tuvo a sus órdenes Borja Jiménez en la campaña recién finalizada. Siete acabaron contrato a 30 de junio y otros cinco su periodo de cesión en el conjunto blanquiazul. A todos ellos hay que sumar a Noel, que la semana pasada cerró su traspaso al Real Madrid. El futuro de algunos está claro a estas alturas y no continuará el curso que viene, pero un grupo reducido se encuentra en una situación de incertidumbre.

Diego Aguirre, Trigueros y Álvaro Rey ya saben por boca del club que no van a continuar y es probable que Rafa de Vicente tampoco lo haga. Menos claro está lo que pueda suceder con Jaime, Miku y Antoñito. Parecido era el caso de Álex Bergantiños, que también finalizaba su vínculo. El capitán, sin embargo, tenía la posibilidad de ampliarlo en función de una cifra de partidos disputados. Imprescindible en los planes de Borja Jiménez a lo largo de la temporada y referente del vestuario y la grada, su continuidad se presentaba casi segura de cara a la próxima campaña.

Víctor García, en un partido de la pasada temporada. | // C. PARDELLAS

Diferente es el caso de Miku, que también disfrutó de protagonismo durante la temporada, pero cuyo rendimiento fue en línea descendente. Después de un inicio de competición en el que se convirtió en un de los principales argumentos ofensivos del equipo, su influencia decayó a partir de la segunda vuelta y tras sufrir una lesión muscular. Ya no volvió a ser el mismo y sus números se resintieron sobremanera. La ilusión del jugador era enraizarse en A Coruña, pero el ascenso fallido contra el Albacete en el play off le ha dejado en una situación poco clara.

Jaime entra también en una categoría parecida a la de Miku. Fue un jugador con bastante protagonismo como pareja de Lapeña en el centro de la defensa, pero su rendimiento fue irregular a lo largo de todo el curso. Los altibajos marcaron su temporada, pero Borja Jiménez mantuvo la confianza en su figura. Perdió el puesto en contadas ocasiones, pero sus sustitutos tampoco terminaron de desalojarlo del once titular. El ascenso hubiera allanado su continuidad, pero la participación un año más en Primera RFEF le deja también en una situación indeterminada. Jugador y club quedaron satisfechos con su rendimiento, pero su futuro está en el aire.

Caso aparte son los cedidos. Los más deseados son Juergen y Mario Soriano. El centrocampista colombiano es la gran ambición del club, pero su continuidad se presenta muy complicada en estos momentos. Su contrato con el Watford expira en 2023, por lo que una nueva cesión en el Deportivo se antoja imposible a menos que negocie una renovación. La suya se presenta como la operación más complicada para la secretaría técnica a pesar del interés existente en el club por uno de los futbolistas más determinantes del curso recién finalizado.

Víctor García: “Termina mi contrato, pero no lo que siento por este escudo”

Víctor García vivió esta temporada su segunda etapa en el Dépor y se convirtió en una de las grandes irrupciones del ejercicio tras adaptarse de manera sobresaliente al lateral derecho, pero desde enero apenas ha catado el césped ni para entrenarse por una lesión de tobillo de difícil diagnóstico y recuperación. Finalizó su contrato de cesión con el equipo coruñés y, con su futuro en el aire, regresa al Valladolid, con el que tiene un año más de vinculación. Al menos, de manera efectiva y contractual, porque se siente muy ligado al Deportivo y A Coruña. En su carta de despedida, ratificó este sentimiento: “Hoy termina mi relación contractual con el Deportivo, pero no termina lo que siento por este escudo”, escribió antes de agradecer lo que le han hecho vivir esta temporada, incluso en los malos momentos. “Me he sentido como en casa nuevamente, compartiendo sueños, ilusiones, triunfos y, por desgracia, finales amargos. Estoy muy agradecido por el apoyo y los mensajes de cariño recibidos casi a diario en un momento tan complicado como son las lesiones”, apuntó. “Me siento en deuda, ha sido un orgullo volver a vestir esta camiseta”, añadió.

Compartir el artículo

stats