Kiosco

La Opinión de A Coruña

Raúl Sánchez, la red por si falla Lucas Pérez

El Dépor apura el trato con el Ibiza y, con su llegada, vería colmadas sus aspiraciones en el frente de ataque | Seguiría abierto a traer otro ariete, pero con menos inversión y la contratación ya no sería imprescindible

Raúl Sánchez celebra un gol en la primera vuelta de la pasada temporada con el Rayo Majadahonda. | // RAYO MAJADAHONDA

El Deportivo no quiere fiarlo todo a una carta para su ataque y menos si su mano tiene los condicionantes del hipotético fichaje de Lucas Pérez por esfuerzo económico y por tempos de la operación. El club coruñés, ante esa inseguridad, apura la contratación de Raúl Sánchez, jugador del Ibiza, que servirá de red de seguridad para cerrar, en principio, su frente ofensivo y no quedarse con las manos vacías o con opciones sin el nivel que requiere la apuesta coruñesa cuando se baje el telón del mercado de fichajes. La secretaría técnica avanza en una negociación que no está siendo sencilla y que entraña dificultades con otros equipos de la zona alta de Primera Federación en la pugna, entre ellos el Castellón, y con el club de origen intentando rentabilizar el movimiento por un futbolista que fichó hace poco menos de nueve meses del Rayo Majadahonda. El desenlace, para bien o para mal, se puede dilatar en un fichaje que recuerda, por desgaste y espera, al de Rubén Díez, que llegó a A Coruña tras casi un mes limando diferencias con el Tenerife y tras un importante esfuerzo económico del jugador aragonés.

Si el Dépor cerrase el fichaje del polivalente futbolista madrileño, podría dar incluso por cerrado su frente de ataque, ya que considera que Raúl Sánchez puede jugar en ambas bandas y en la punta de ataque como solución de emergencia. En este escenario, Quiles volvería a ganar enteros como punta referencia, aunque la idea es apostar de inicio por Gorka Santamaría y dejar al onubense en la banda derecha, según los gustos de Borja. Su llegada no cierra la posibilidad de contratar a otro delantero, incluso a Lucas Pérez, pero la operación ya no sería vista en la plaza de Pontevedra de imperiosa necesidad. El fichaje del futbolista del Ibiza aleja incluso un poco más al zurdo coruñés de Riazor, aunque no lo descarta, ya que el esfuerzo económico por Sánchez resta músculo al Deportivo al negociar la llegada del futbolista de Monelos o de otro futbolista para esa demarcación. El Cádiz sigue sin querer darle la carta de libertad así como así y el club coruñés no contempla, de momento, pagar a su entidad de origen cantidad alguna por hacerse con sus servicios. Aún llegando Lucas libre a A Coruña, aún habría que perfilar el sueldo de su nuevo contrato que siempre sería sensiblemente inferior al que percibe en Cádiz y más si se cumple el deseo del Dépor de que Raúl Sánchez lleve ya varios días atado como refuerzo blanquiazul. Un puzle, el de Lucas Pérez, que cada día parece más difícil de encajar, aunque no sea imposible. Es más que probable que la operación siga abierta hasta el 31 de agosto y que el deportivismo siga en vela hasta entonces.

Si el Dépor cerrase su equipo con la llegada de Raúl Sánchez y a la espera de la salida de Héctor Hernández, Borja contaría con una plantilla de 22 futbolistas, de los que 18 serían senior y cuatro sub 23. Sin el lateral, se reduciría a 21, siempre con la posibilidad de reforzarse en el Fabril, en estos momentos con Yeremay, Dani Barcia y Jairo Noriega como meritorios.

Cinco semanas en el limbo para Héctor Hernández, que ya se entrena con el grupo

El Deportivo no está solo pendiente del fichaje de Raúl Sánchez y de un delantero como guinda con Lucas Pérez en la parte alta de las preferencias, también de cerrar el capítulo de salidas. Héctor Hernández se ha quedado sin sitio tras los fichajes de Raúl Carnero y Alberto Retuerta y el club coruñés quiere que el ex del Numancia y de la Real Sociedad abandone la entidad antes de que se cierre el mercado. A Héctor Hernández le queda un año más de contrato después de renegociar a la baja sus emolumentos el pasado verano a cambio de prolongar una temporada más su vinculación con el Deportivo. A pesar de la apuesta por Diego Aguirre, se hizo finalmente con el puesto y fue uno de los mayores activos atacantes del pasado curso en una temporada de más a menos en la que mostró también alguna laguna defensiva. Con su futuro en el aire por la llegada de nuevos refuerzos para su posición y por el peso de su salario en el contingente total, Héctor Hernández lleva desde el inicio de la pretemporada al margen del grupo por unos problemas físicos. En los últimos días ya ha hecho trabajo sobre el césped e incluso empieza a integrarse en la dinámica de los pupilos de Borja Jiménez. A pesar de este paso adelante y de la cercanía del inicio de la liga y del cierre del mercado, la idea es que el futuro del lateral esté lejos de Riazor a partir del 1 de septiembre. Todas las partes buscan una salida, pero no ha sido posible aún encontrar una opción que satisfaga a todas las partes. Su adiós es básico para que el Dépor pueda acceder al mercado senior tras la hipotética llegada de Raúl Sánchez. Si el lateral no saliese antes de final de mes y llegase un delantero en el cierre del periodo de transferencias, tendría que ser del mercado sub 23, donde el Dépor sí que tiene espacio, ya que solo cuenta con Trilli, Mario Soriano, Retuerta y Pablo Brea. Aun así, la idea del club coruñés es que no se llegue a esta situación y encontrar una solución en los próximos días. Mientras se llega a ese punto de entendimiento, el propio jugador ya deja atrás los problemas físicos anunciados por el club coruñés en un parte médico y afina su puesta a punto para llegar en condiciones a su próxima aventura deportiva. En el caso de Granero ya ha sido convocado y ha jugado, lo que implica un cambio en la idea de su adiós, pero no se espera lo mismo con Héctor Hernández.

Compartir el artículo

stats