Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Deportivo

El lado más personal de Lucas Pérez

Los valores, sueños y aficiones de la estrella del Dépor, un chico “humilde, cercano y sociable”

Lucas Pérez: "Ser cabezón y persistente puede ser una virtud y un defecto"

El coruñés Lucas Pérez contempla el estadio de Riazor desde la grada de Tribuna. Foto: Víctor Echave / Vídeo: Alba Porral

Para ver este vídeo regístrate en La Opinión de A Coruña o inicia sesión si ya estás registrado.

El coruñés Lucas Pérez contempla el estadio de Riazor desde la grada de Tribuna. E. Cobas / M. Otero

Pocas personalidades tan singulares en el deporte actual como la de Lucas Pérez, cuyo último viaje de regreso al Deportivo, bajando dos categorías y poniendo mucho dinero de su parte, todavía sigue asombrando a los que no saben qué es lo que de verdad mueve al coruñés, en el fútbol y en la vida. Siempre competitivo, ganador y ardiente en el campo, como volvió a demostrar el pasado sábado picándose con el portero Lucho García, pero a la vez un chico “humilde, cercano y sociable” cuyo rincón favorito es su casa y al que le encantan los videojuegos, las colecciones y, sobre todo, estar con la familia y los amigos. Así es su lado más personal, sobre el que habló en una reciente visita a LA OPINIÓN.

“Cabezón y persistente”, una virtud y a la vez un defecto. Lucas reúne en la misma característica una virtud y un defecto de su personalidad: “Ser cabezón y persistente cuando quieres una cosa, pero para lo bueno y para lo malo”.

Lo que más valora, la “generosidad”. “Me gusta mucho que en mi familia siempre queramos ayudar y ser generosos”, explica al referirse a lo que más valora de los demás. “¿Y lo que detesto? Que sean cabezones, pero como yo lo soy, pues empatizo un poco y lo entiendo”.

Lucas Pérez: "Soy un gran aficionado a los videojuegos y colecciono muchas cosas"

Lucas Pérez: "Soy un gran aficionado a los videojuegos y colecciono muchas cosas" Foto: Víctor Echave / Vídeo: Alba Porral

“Ser feliz”, su objetivo en la vida. El sueño por cumplir de Lucas es “intentar ser lo más feliz posible”. “A nivel personal mío, pues que mi familia sea feliz y ahora que mi hijo va a nacer, que también sea muy feliz. Mi objetivo en la vida es intentar ser lo más feliz posible porque considero que estamos aquí para serlo”.

En casa, su “hábitat natural”, como en ningún sitio. “Mi casa es mi rincón favorito porque es donde realmente soy yo. Puedo estar tranquilo, en pijama, relajado. Pero en Cádiz también era mi casa, porque es tu hábitat natural, donde tú eres tú. En el mundo que vivimos siempre eres jugador. Vas a un restaurante y eres jugador. Siempre la gente te suele reconocer por el fútbol”.

Videojuegos y colecciones en su “rincón”. Su principal pasatiempo es “jugar a los videojuegos”. Sus favoritos, “el Pro Evolution y el Call of Duty”. “Eran de mi época y son los que tengo como referencia. Ahora ya no juego a ninguno de los dos”. Además, colecciona “muchas cosas: figuras de resina de Pokémon, de Son Goku, de Oliver y Benji, cartas, videoconsolas antiguas... Tengo una habitación solo de estanterías con colecciones, donde tengo el ordenador. Me gusta llegar ahí porque es mi rincón, mi momento, y me gusta estar ahí con mis amigos jugando”. Su personaje de ficción favorito: “Batman”.

Sus abuelos, el mejor recuerdo de su vida. Manuel y Manuela lo criaron en Monelos y a ellos dedica el mejor recuerdo de su vida. “No he podido disfrutar de ellos lo que he querido y es el recuerdo que yo tengo de ellos, de personas mayores que han luchado con un niño de 10 años. Me lo dieron todo. Soy lo que soy y salgo aquí gracias a ellos”.

El sueño cumplido de un “astronauta” en potencia. Desde niño la vida de Lucas “ha girado en torno al fútbol”. ¿Qué sería si no fuese futbolista? “No lo sé ni yo —responde el coruñés—. Digo astronauta, porque no lo sé. Nunca he concebido no estar vinculado al fútbol o no vivir de él. Nunca me lo planteé”.

“Un coruñés más, un deportivista más”. Lucas ya ha hecho historia con su insólito viaje de vuelta al Dépor pero cuando pasen los años le gustaría ser recordado “como un coruñés más, un deportivista más, buena gente, humilde, cercano y sociable, nada más”. “Leyendas y eso hay muchas, pero no es mi objetivo a nivel personal”, zanja.

Conocer a Ronaldo y visitar EEUU, en su lista de cosas pendientes

Una de las mayores satisfacciones que le ha dado a Lucas Pérez su carrera internacional como futbolista ha sido poder conocer a un montón de grandes futbolistas y personas, compañeros o rivales. A la hora de elegir al mejor con el que jugó, cita a su compatriota “Santi Cazorla”, con quien militó en el Arsenal, y el mejor al que se enfrentó es “Leo Messi”. Del Dépor de todos los tiempos, se queda con tres goleadores.“Por mi posición, diría un delantero: o Bebeto, o Makaay o Tristán”. En cuanto a sus ídolos, los circunscribe también al mundo del fútbol, y se queda con “Fran y Ronaldo”. ¿Alguien a quien le gustaría conocer? “Ya conozco a Fran... pues por ejemplo a Ronaldo. Me he cruzado alguna vez con él pero no he tenido la oportunidad de hablar con él y sacarme una foto”, apunta sobre el actual presidente del Valladolid. Mirando a los banquillos, cita a cuatro técnicos como los mejores que tuvo, entre ellos a Arsène Wenger pese a que apenas contó con él en el Arsenal. “Wenger era muy bueno, Pellegrini también, pero creo que Unai Emery y Javi Calleja han sido entrenadores que me ha gustado mucho tenerlos”, relata. Más larga es su lista de mejores compañeros: “Puedo decir Pedro Mosquera, Álex Bergantiños, con el que estoy ahora, Luis Alberto, Santi Cazorla, Nacho Monreal, Héctor Bellerín, Adrián San Miguel, Pedro Obiang... Me vienen muchos”. ¿Un estadio que no sea Riazor? “El Bernabéu”. ¿Un lugar para perderse? “Me tiraría más la montaña que la playa”. ¿Y un viaje pendiente? “Para conocer, Estados Unidos podría ser un buen sitio, o Suramérica”, responde Lucas.

Compartir el artículo

stats