05 de agosto de 2018
05.08.2018
Santiago Pemán Hombre del tiempo

"No soy meteorólogo sino 'home do tempo', sigo mirando las nubes"

"Consulto los mapas meteorológicos en internet y nada impide que mires por la ventana y digas: ¡va a pasar esto! Es inevitable", asegura

05.08.2018 | 01:50
Santiago Pemán en el entorno de su vivienda en Santiago.

Ha sido (y es) una institución en en la televisión en Galicia. Insigne home do tempo, como eligió llamarse Santiago Pemán (Santiago, 1936), antes fue piloto de aviación civil y ahora, aficionado a la meteorología... ya jubilado. Aunque desde enero está desvinculado de la TVG que lo catapultó a la fama gracias a sus frases sobre el tiempo y esa personal forma de afrontar las predicciones, su mente sigue con las nubes. Las lecturas sobre refranes meteorológicos desde la Edad Media y la observación del cielo lo mantienen ocupado a diario. Nunca ha sido -reconoce Pemán- persona de ajustarse a horarios fijos.

- ¿A qué se dedica Pemán?

-Sigo como siempre, mirando hacia las nubes.

- ¿Tiene aparatos para la observación?

-Siempre miro las nubes, tomo la presión y otros datos. Ahora lo que miro es algún mapa meteorológico en internet. Nada impide que mires por la ventana y digas: ¡va a pasar esto! Es inevitable.

- ¿Cómo es un día cualquiera en su vida?

-Estoy leyendo libros antiguos. Me gusta el mundo de los refranes meteorólogicos; no deja de ser el internet de la Edad Media. Antes la gente observaba y anotaba. Ahora, en un alto porcentaje, esos pronósticos siguen estando vigentes.

- ¿Alguno para estos días?

-Uno de los que hay para agosto dice: En agosto, frío al rostro. El porqué está en unos días de agosto como estos primeros días del mes que hay 37 o 38 grados; hace mucho calor en Galicia. El refrán dice que, ante ese calor, hay que llevar frío al rostro ya sea con un abanico... o con un más moderno ventilador.

- ¿A qué se debe el tiempo tan anómalo de este verano?

-Hay ciclos, que pueden durar 100 o 50 años. Pero la gente vive a mucha velocidad... y hay mucha ansiedad. Ahora, en cuanto empiecen a venir unos días de calor, se comenzará a escuchar lo de "ya podía llover un poco".

- ¿No contempla recopilar en un libro todos esos saberes?

-No, sufro degeneración macular y la verdad es que me cuesta mucho leer y escribir también.

- ¿Qué caminos le llevaron a ese sector?

-Me hice piloto de aviación civil en 1953. Me dieron el título en 1955 y en esos días, además de enseñarte a volar, te instruían sobre los tipos de nubes para que supieras lo que podías encontrarte. Ahí empezó mi afición: a mí lo de volar siempre me había apasionado, pero tuve otro compañero piloto que era meteorólogo y me descubrió ese mundo que me gustó mucho. De hecho, nada más recibir el título me llamaron del servicio militar pero, al volver licenciado ya me dediqué a la Meteorología. Primero en el aeropuerto de Santiago, luego en aviación civil.

- Nunca trabajó profesionalmente como piloto, entonces.

-Me gustaba volar, pero no tener que hacerlo de forma fija.

- Ha trabajado en radio y televisión ¿Lo siguen parando por la calle para pedirle previsiones?

-La gente es muy cariñosa y educada y trato de corresponderles. Aclaro que yo no soy meteorólogo, porque para ello hay que haber aprobado una oposición a la Agencia Estatal de Meteorología, sino home do tempo.

- ¿Cómo le gustaría que acabara esta conversación?

-Isto é todo. Boas noites. Ata mañá.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


Enlaces recomendados: Premios Cine