09 de noviembre de 2018
09.11.2018

Facenda rebaja a la mitad los concellos cuyas cuentas controla para evitar desfases

La Xunta supervisó las cifras de medio centenar de ayuntamientos n Treinta deben aplicar recortes para cuadrar sus balances

09.11.2018 | 02:24
El conselleiro de Facenda, Valeriano Martínez.

El pequeño concello ourensano de Os Blancos se hizo famoso durante la crisis cuando en 2011 su alcalde reclamó que fuese intervenido por otra administración para superar su quiebra económica, algo que sucedió poco después. No cuadrar los números o pagar demasiado tarde a los proveedores abre la puerta a que un municipio reciba diferentes toques de atención, que pasan por la exigencia de recortes, retención de fondos o incluso un rescate en toda regla como el de Os Blancos. En Galicia, la Consellería de Facenda vigila las cuentas municipales para evitar situaciones como esas. Durante el tercer trimestre del año, 54 municipios estuvieron bajo su lupa, la mitad que el trimestre anterior.

En mayo del próximo año habrá elecciones municipales, por lo que alcanzar esa cita sin problemas económicos constituye uno de los principales objetivos de los alcaldes, si bien la situación general de la administración local en Galicia es positiva, sumando un superávit de 210 millones el año pasado, el sexto ejercicio consecutivo con un balance de más ingresos que gastos. Sin embargo, la legislación establece la obligación de evitar un déficit excesivo y pagar facturas a los proveedores en el plazo legal de un mes, así como acometer planes específicos para reconducir posibles desvíos.

Facenda ejerce en Galicia la función de tutela financiera de las entidades locales, a modo de delegada del Gobierno central, que es el competente a la hora de imponer castigos.

En julio, agosto y septiembre, el departamento dirigido por Valeriano Martínez analizó 54 casos, si bien 24 de ellos se refieren a la petición de las liquidaciones presupuestarias correspondientes al año pasado, documento clave para analizar su realidad económica.

Doce concellos enviaron a la Dirección Xeral de Política Financieira, Tesouro e Fondos Europeos los informes sobre las medidas aplicadas para poder ajustar al límite medio de un mes en el pago de facturas. En el caso de Pontevedra se trata de Mos y Pazos de Borbén; en el de A Coruña, Santiago y Vilasantar; en el de Lugo, Cospeito, Meira y Riotorto; y en el de Ourense, A Bola, Esgos, A Gudiña, Porqueira y Riós. También envió información similar, pero vinculada a su morosidad Nigrán.

Facenda analizó también los planes económicos sobre el pago de facturas en tiempo de otros ocho concellos, entre ellos las ciudades de A Coruña y Ourense. También están Montederramo, Pol, Ortigueira, Ponteceso, Riotorto y Xinzo da Limia. En este apartado vinculados a la necesidad de cuadrar balances figuran Caldas de Reis, Outeiro de Rei, Muros, Sada, Cerceda, y San Sadurniño, Castro de Rei, Caldas de Reis, O Páramo, O Corgo y Foz.

Cambio en 2012

La vigilancia financiera de los municipios se extremó en 2012, año en que entró en vigor la Ley de Estabilidad Presupuestaria, norma que impuso el control del déficit público y el pago de la deuda como prioridades en sintonía con la reforma exprés de la Constitución pactada por PP y PSOE. Además, desde abril el plazo medio de pago de facturas se redujo a la mitad hasta los 30 días reales. Hasta entonces, se trataba de un mes sobre el papel, pero cuya cuenta atrás se activaba 30 días después de haber recibido la factura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia