La  Dirección Xeral de Calidade Ambiental, Sostibilidade e Cambio Climático de la Xunta ha emitido las Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA) de 33 parques eólicos en solo los primeros 17 días de este año. En total suman 180 aerogeneradores con una potencia global de 803,115 megavatios (MW).

La Xunta ha formulado estas declaraciones de impacto de proyectos polémicos como el de Monte Neme en Malpica y Carballo, que recibió hasta 581 alegaciones (ninguna del Ayuntamiento de Malpica pero sí de Carballo). El propio Instituto de Estudos do Territorio destacó en su informe sobre este proyecto que los aerogeneradores que se instalarán (cuatro) tendrán "una gran incidencia visual en un gran número de núcleos de población próximos", debido a que el monte está a 579 metros en la parte más alta. Este instituto asegura también que este impacto se incrementa por otros parques eólicos anexos, en funcionamiento o en trámite.

"No existen medidas preventivas ni correctoras capaces de mitigar el impacto paisajístico que producen los aerogeneradores", señala el organismo de la Xunta, que reconoce que en el propio documento se admite el impacto "severo" en el paisaje. Serán muy visibles desde las marismas de Baldaio, y también tendrá impacto en lo alto del monte, donde existe el gran mirador sobre la costa ártabra. Es una zona además de gran número de manantiales subterráneos, varios de ellos con captación para parroquias de Carballo y de Malpica. En este monte, considerado sagrado, también se conoce que hubo asentamientos celtas y de hecho en él se halló una arracada de oro, entre otras piezas, que se exhibe en el Museo de Pontevedra. Aunque siempre se habló de restaurar una zona con peligrosas balsas de agua de la extracción minera, se van a instalar los aerogeneradores sin que se realice ninguna restauración ambiental.