21 de febrero de 2019
21.02.2019
La Opinión de A Coruña
ARTEIXO

Una inmobiliaria exige 1,2 millones a Arteixo por incumplir un convenio urbanístico

La promotora de la urbanización de Montegolf, en A Zapateira, reclama al Concello una indemnización al no estar incorporada la segunda fase del proyecto en el planeamiento

21.02.2019 | 00:39
Segunda fase de la urbanización de Montegolf, en A Zapateira.

La inmobiliaria Riofisa reclama al Concello de Arteixo una indemnización de 1,2 millones de euros por incumplir un convenio urbanístico de 2002 para desarrollar la segunda fase de la urbanización de Montegolf, ubicada en A Zapateira. El Gobierno local, liderado entonces por el popular Manuel Pose, se comprometió a incorporar esta parte del proyecto en el futuro plan general, previsión que nunca se cumplió. La empresa ya ha llevado a juicio al Concello tras presentar un escrito en 2018 en el que reclamaba esta compensación y que el Ejecutivo municipal no llegó a contestar nunca.

El caso ya está en manos del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 4 de A Coruña. La empresa, que presentó la denuncia el pasado mes de diciembre, exige que se le abone una indemnización que asciende a un total de 1,2 millones de euros -644.315 euros por la cantidad que Riofisa pagó al Ayuntamiento en 2002 para la ejecución del desarrollo, 384.533 de intereses y 170,610 por los desbroces de las parcelas-.

La denuncia presentada por Riofisa recoge que en 2017 remitió un escrito al Gobierno local en el que requería el cumplimiento de las obligaciones municipales establecidas en el convenio, "bajo el apercibimiento de que, en caso contrario, el convenio se entendería resuelto". La inmobiliaria asegura que el Concello "no ha respondido" a la petición, por lo que el "incumplimiento es esencial, completo y definitivo". La empresa destaca que "está legitimada para resolver" el acuerdo y que pese a que el convenio no fija una fecha para introducir las modificaciones urbanísticas, "los hechos posteriores y el larguísimo plazo transcurrido han constatado el incumplimiento" por parte del Gobierno local.

Antes de remitir el escrito de 2017, la compañía preguntó en 2009 al Ejecutivo municipal (liderado entonces por la socialista Pilar Souto) "sobre la intención de acometer la redacción de un nuevo Plan General de Ordenación Urbana y se nos aclare si definitivamente dicho plan general va a incorporar el contenido del convenio suscrito" en 2002. La contestación del Gobierno local en 2009 fue que se había adjudicado "la redacción del planeamiento general de ordenación municipal" y que a la empresa se le había remitido "la totalidad de los convenios urbanísticos".

El actual Ejecutivo municipal, con el popular Carlos Calvelo a la cabeza, asegura, a consulta de este diario, que ve aceptable que la empresa pida los 644.315 euros correspondientes a la cantidad que Riofisa depositó por el desarrollo urbanístico, pero que no acepta abonar el resto de conceptos que exige la empresa.

El convenio de 2002 establecía que en el proyecto del plan general, que entonces se estaba en elaboración, debía aparecer una superficie total del ámbito de 166.000 metros cuadrados, de los cuales 53.390 serían para aprovechamiento lucrativo máximo. Las viviendas tendrían una altura máxima de bajo, dos plantas y bajo cubierta.

El Concello de Arteixo declaró en 2009 la caducidad de los permisos concedidos a la promotora Riofisa para acometer la segunda fase de la urbanización Montegolf, en la parroquia de Morás.

La constructora presentó en 2001 un proyecto que recogía la construcción de 124 nuevas viviendas en este ámbito residencial, formado en la actualidad por cien viviendas independientes, adosadas y pareadas. Esta actuación se enmarca dentro del plan parcial Zapateira I.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es