Cadenas, grilletes y el arma que la Guardia Civil localizó en el lugar del crimen. |   // GUARDIA CIVIL

Cadenas, grilletes y el arma que la Guardia Civil localizó en el lugar del crimen. | // GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil encontró, semienterrada en la finca donde detuvieron al supuesto homicida de Porzomilllos, una bolsa con unos grilletes, una cadena de varios metros de longitud, unos candados y varias balas. Lo confirma el Instituto Armado en un comunicado en el que desvela que la víctima, Cristina N. T, y el sospechoso, se conocían. La Policía Judicial continúa con las pesquisas y evita avanzar sus sospechas sobre los motivos que habrían llevado al detenido a matar de un disparo en la nuca a la joven de 33 años, casada y madre de un niño de dos años, en su vivienda de Vilar de Costoia.

4

Asesinan a una mujer de 33 años en Oza-Cesuras Carlos Pardellas

Los agentes detallan en su comunicado la cadena de acontecimientos desde que, alrededor de las siete del pasado viernes, recibieron la alerta. Fue un vecino el que avisó de que había encontrado a la víctima tendida en el suelo, muy cerca de la entrada del garaje, con un “gran charco de sangre a su alrededor”. Cuando la Guardia Civil llegó al lugar, testigos declararon que habían visto a un hombre “de complexión gruesa y con un chaleco reflectante” saltar la verja de la finca y emprender la huida por un sendero próximo a la casa, cojeando “de forma notoria”. Tras establecer un dispositivo de búsqueda, los agentes localizaron al sospechoso, A. S. P. , vecino de Vilaboa de 51 años, oculto entre unos matorrales y “con abundantes manchas de sangre en la ropa”. El hombre afirmó en un primer momento a los agentes que paseaba por la zona y que se había lesionado un pie, pero al ser preguntado por su relación con la muerte de la mujer, “entró en parada cardiorrespiratoria”, relatan los efectivos.

El 061 intentó reanimarlo y fue trasladado al Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña, donde fue ingresado con una dolencia cardíaca y un traumatismo en el pie. La Guardia Civil no menciona las heridas en la ingle que, según trascendió inicialmente, se habría hecho al saltar en portalón.

La Guardia Civil explica que, aunque en un primer momento se pensó que se había tratado de un intento de robo y que la mujer había fallecido de un golpe en la cabeza con un objeto contundente, diversos indicios dieron un vuelco al caso. Resultó clave el examen forense, que concluyó que C. N.T había fallecido realmente de un disparo en la nuca, la aparición poco después de un casquillo y el hallazgo un día después del arma. Otro hecho que llamó la atención de los agentes es que la víctima hubiese gritado pidiendo ayuda. El modus operandi y los objetos de inmovilización hallados en la bolsa no cuadraban con la teoría del robo, explican desde el Instituto Armado, que relata que pronto comenzaron a sospechar de “otro tipo de motivaciones”.

13

Nuevas pesquisas en la casa donde asesinaron a una mujer en Oza-Cesuras Carlos Pardellas

A través de las testificales practicadas hasta el momento, los agentes confirmaron que la víctima y el supuesto homicida se conocían, aunque evitan dar más detalles. Según ha podido saber este diario, se conocían las dos parejas. El marido de la víctima trabajaba en la misma empresa que la mujer del detenido, confirman fuentes próximas a la investigación. La Policía Judicial prosigue con las investigaciones para intentar esclarecer las causas del crimen y evita avanzar sus sospechas. Medios como la TVG apuntaban ayer que el detenido acaba de salir de prisión precisamente por una denuncia por agresión del marido de la víctima, pero ni la Guardia Civil ni el juzgado confirmaron ayer el dato este diario.

Otro detalle que avanzan desde la Guardia Civil es que el arma no era propiedad del sospechoso y que su titular desconocía que le había sido sustraída del domicilio. La pistola va a ser remitida a Balística para que emita un informe sobre su funcionamiento o “sobre las manipulaciones que ha podido sufrir para hacerla operativa, toda vez que consta como inutilizada”.

El sospechoso del homicidio permanece ingresado en el Chuac. El hombre pasará hoy a disposición judicial, acusado de homicidio. El detenido declarará por videoconferencia.

“Cristina lo pagó, ella no tuvo nada que ver, seguro”

5 minutos de silencio en Oza-cesuras por la víctima del crimen de Porzomillos

Un centenar de personas guardaron ayer cinco minutos de silencio frente al Concello de Oza-Cesuras en señal de condena por el homicidio de Cristina N. T. El alcalde, Pablo González, pidió “justicia” y celeridad en la investigación “para que la familia descanse”. “Solo recibí llamadas de gente que me decían que era una buena persona, muy trabajadora. Muchos te echaremos de menos, Cristina” .

11

Un centenar de personas en la concentración por la víctima del crimen de Porzomillos Carlos Pardellas

Al acto asistieron representantes de todos los grupos de la Corporación, trabajadores municipales, allegados de la fallecida y familiares de dependientes a los que había atendido la víctima, trabajadora de ayuda en el hogar. María José recordaba emocionada el “cariño” con el que había tratado a su madre. “Era muy trabajadora, muy buena mujer y madre”, afirmó emocionada. José, familiar de dos dependientes, destacaba su carácter “alegre”: “Fuese lo que fuese, Cristina lo pagó, estoy seguro de que no tuvo nada que ver”.