Galicia continúa con la curva descendente de los datos de COVID-19, con una bajada de casi 700 casos activos (infectados) en un solo día, hasta situar el total en 8.616 pacientes en toda la comunidad, y con los contagios detectados en 24 horas por debajo de los 300, en niveles de comienzos de enero. Durante el fin de semana se registraron cuatro fallecimientos: tres el sábado y uno ayer, ninguno en el área sanitaria coruñesa. En la jornada del sábado la Consellería de Sanidade informó de la muerte de una mujer de 74 años en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) y de dos hombres, uno de 70 años en el Complexo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) y otro, de 62, en el Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS). La mujer fallecida ayer, en el Hospital de Pontevedra (CHOP), tenía 91 años y todos ellos presentaban patologías previas, según informó Sanidade.

En cuanto a la presión hospitalaria, de acuerdo con las cifras publicadas ayer por la consellería, los ingresados con coronavirus se sitúan en 735, cinco menos. Eso sí, el descenso en las unidades de cuidados intensivos (UCI) es mayor, con 155 enfermos, ocho menos que un día atrás. Desciende la presión asistencial aunque levemente.

Si se observan los datos por áreas sanitarias, la bajada de las hospitalizaciones no se cumple en todas ellas. En la de Lugo-A Mariña-Monforte sube en cinco, hasta los 64 en total, si bien en la UCI se mantienen 21. También aumentan en Ourense-Verín-O Barco, con 71 hospitalizados (cinco más), seis de ellos en críticos (uno más). Además, en Vigo el global de ingresados no varía con respecto a los datos del sábado y se sostiene en 83, pero en cuidados intensivos hay 20, uno más. En cuanto al área sanitaria de Pontevedra-O Salnés, si bien han bajado en uno los pacientes COVID hospitalizados, a 88, en UCI han aumentado en uno, hasta los 21. Por su parte, el área de A Coruña continúa como la que más enfermos de coronavirus hospitalizados tiene, con 221 (-12), de los que 53 (-3) están en cuidados intensivos. En la de Santiago son 90 los ingresados totales (-10), 19 de ellos críticos (sin variación); y en Ferrol hay 108 hospitalizados (sin cambios), de los que 15 están en la UCI (menos uno).

En el caso del área coruñesa ayer se logró bajar de los 3.000 infectados. Hay 2.869 casos activos (163 menos en una jornada) tras volver a bajar los positivos (87) y darse 248 altas médicas.

Los casos en residencias de mayores bajaron ayer del centenar en toda Galicia tras producirse ocho altas y solo un nuevo positivo, el de un usuario de la Residencia San José de Arzúa. Se trata de la segunda ocasión en la que el número de casos activos de COVID-19 se sitúa por debajo de cien desde el verano, un hecho que sólo se produjo en víspera de Navidad, días antes de iniciar el proceso de vacunación contra el nuevo coronavirus que ya se ha completado en los geriátricos de toda la comunidad.