14 de noviembre de 2019
14.11.2019

El temporal con alerta roja en el mar deja olas de más de once metros y árboles caídos

Una plancha desprendida de la fachada del Hospital de A Coruña golpea a un viandante, atendido en el servicio de Urgencias - Árboles caídos, uralitas sueltas o una puerta de aluminio que salió volando hasta el tejado en el colegio Emilia Pardo Bazán, entre las más de 50 incidencias registradas en el primer tramo de la jornada - En la comarca, un herido en tres salidas de vía en la A-6 presuntamente por hielo en la calzada - Naturgy registra picos de hasta 8.000 clientes afectados por cortes de suministro eléctrico a causa del temporal

14.11.2019 | 12:13
El temporal con alerta roja en el mar deja olas de más de once metros y árboles caídos

El fuerte viento y la lluvia causadas por el temporal Cecilia, con alerta roja en el mar en A Coruña, ha provocado más de 50 incidencias en la ciudad de A Coruña a lo largo de la mañana, con una persona atendida en las Urgencias del Hospital de A Coruña tras alcanzar a un viandante una plancha desprendida de la fachada del complejo hospitalario, según fuentes oficiales. El vendaval dejó varios árboles derribados por el viento en Elviña -frente al complejo administrativo de la Xunta-, Plaza de Vigo y Lonzas, sin daños personales. El viento desplazó diferentes objetos en las calles. En el área metropolitana hay constancia de árboles caídos en Cambre y en Oleiros. Tras la caída de un árbol en la calzada, la carretera de Oleiros ha sido cortada, en dirección Sada, a la altura de la rotonda de Os Regos. También se han registrado numerosas incidencias en la red eléctrica en diferentes puntos de la ciudad y provincia. Naturgy cifra en 8.000 los clientes afectados en Galicia y señala a Oleiros y Miño como los concellos más afectados. Los bomberos han acudido al colegio Emilia Pardo Bazán después de que el viento arrancase una puerta de alumnio que terminó en el tejado y al centro comercial Marineda City, por incidencias registradas en la carpa de la pista de hielo. El Concello ha decretado el cierre de la ciudad deportiva de la Torre y el cierre de la Torre de Hércules se prolongará al menos hasta mañana.


En Alvedro fueron tres los vuelos desviados por los problemas generados por el viento esta mañana, un chárter procedente de Sevilla y dos regulares que llegaban de Madrid y Barcelona. Otros tres se han visto afectados durante la tarde. Un vuelo desde Madrid de Iberia se ha cancelado a primera hora de la tarde y uno de Bilbao de Volotea y otro de Vueling procedente de Barcelona se han desviado. En el mar, las dificultades para la navegación se traducen en la presencia de diez buques fondeados en la ría de Ares, donde se refugian del temporal.

Lo peor de la borrasca llegó con la pleamar, a las 17.00 horas. Langosteira llegó a registrar olas de más de once metros de altura.

Los accesos a los parques y las playas están cerrados, así como el tránsito peatonal por el paseo marítimo, que estuvo cerrado para los peatones desde las 16.00 horas desde la Coraza hasta el Playa Club y a la altura de San Amaro.  Las olas alcanzaron la calzada en esta zona aunque no fue necesario cerrarla al tráfico como sí ocurrió en el tramo que transcurre entre el rectorado y Adormideras. Los peatones tampoco pudieron transitar por San Roque.
En Oleiros, las olas llegaron al muro de la playa de Bastiagueiro.

Planchas metálicas, fragmentos de tejados, árboles, cables de alumbrado y andamios son algunos de los objetos afectados por el viento, que en ocasiones han obligado a cortar temporalmente calles como Rúa Nueva, Riazor y Santa Lucía. En el barrio de la Sagrada Familia, se desprendió una tubería de gas en la calle San Isidoro.

En el mercado de San Agustín, el viento arrancó de noche las mallas que protegen los lucernarios, por lo que la lluvia entró e hizo caer agua y pintura sobre los puestos, que tuvieron que ser limpiados por los vendedores antes de iniciar la jornada. Uno de los chaparrones caídos durante la mañana obligó a los clientes del mercado a hacer uso de sus paraguas en el interior del edificio para protegerse del agua y el granizo que caían.

Ángela Barrán, presidenta de los placeros de San Agustín, explicó que este problema se repite desde hace ocho años y que, pese a que se reparan continuamente los lucernarios, todos los años acaban desprotegidos a causa de los temporales.


Tres salidas de vía en la A-6


Tres salidas de vía registradas en la autovía A-6 en la mañana de este jueves en el término municipal de Aranga (A Coruña), posiblemente por la presencia de hielo en la calzada, se han saldado con una persona herida.

Según los datos facilitados por el 112 Galicia a Europa Press, se han registrado tres salidas de vía independientes en la mañana de este jueves en la autovía A-6 a su paso por Aranga.

Uno de los alertantes indicó al 112 Galicia que podía haber hielo en la calzada y los vehículos posiblemente habían resbalado. Han sido movilizados el 061, la Guardia Civil de Tráfico, GES de Curtis y Bomberos de Betanzos.

En concreto, el 061, tras ser requerido a las 11,55 horas por un accidente en Aranga, envió una ambulancia de soporte vital básico que llevó al Hospital A Coruña a R.L.C., de 37 años de edad, han confirmado fuentes sanitarias.

En el área metropolitana de A Coruña se han registrado caídas de árboles derribados por el viento en Cambre y Oleiros.

Refugio para personas sin hogar

El centro cívico de Os Mallos abrirá durante la alerta roja por temporal para dar refugio a personas sin hogar. El Concello abrirá el centro cívico de O Mallos durante la noche del jueves para que las personas sin hogar puedan refugiarse. El dispositivo se activará en la madrugada del viernes con motivo de la alerta roja decretada por fenómenos costeros, con riesgo extremo, que afectará al litoral coruñés desde este jueves por la mañana. Se esperan vientos de fuerza 8 y 9. La medida se repetirá siempre que haya una alerta roja o naranja en condiciones meteorológicas en las que se precise.


El temporal destroza cien metros del cierre de la Ciudad Deportiva del Dépor

Las fuertes rachas y la malla de sombreado que recientemente colocó el club para tratar de aumentar la privacidad en los entrenamientos del primer equipo, pasaron factura al cierre.

Abegondo fue víctima del 'efecto vela' y la presión generada por el viento contra el enmallado acabó por derribar el muro, que se desplomó sobre la calle.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

esquelasfunerarias.es