La Xunta permite la reapertura de terrazas de bares y restaurantes hasta las seis de la tarde en A Coruña y su área metropolitana, excepto Aranga, a partir de este viernes. Lo acaba de anunciar el presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, que aclaró que se trata de una "apertura gradual" en función de la situación epidemiológica de cada municipio.

A Coruña se sitúa en el segundo nivel, es decir, que registra entre 250 y 500 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Esto permite las reuniones de cuatro personas no convivientes. También se alivian los cierres perimetrales, por lo que la Xunta autoriza la movilidad entre municipios del área que se encuentren en el mismo nivel.

El comercio ya recuperó hace unos días sus horarios habituales, aunque con aforos reducidos al 50%, pero ahora también podrán abrir los centros comerciales durante los fines de semana.

Feijóo aseguró que "la evolución está siendo ciertamente buena", lo que permite aliviar las restricciones de forma gradual. "Estamos avanzando en la desescalada. No queremos tener que volver atrás, pero si tenemos que volver a atrás, volveremos. No vamos a dudar en hacerlo ante las primeras señales de alarma o preocupación", sentenció.

La hostelería, que tiene programadas concentraciones para mañana, abrirá de nuevo a partir del viernes, pero lo hará solo en sus terrazas, que tendrán un aforo del 50%. Los clientes no podrán estar en el interior de los establecimientos. Bares y restaurantes tendrán que cerrar a las seis de la tarde.

"La fatiga pandémica está pasando factura", analiza el presidente de la Xunta, que recordó que las clases presenciales en las universidades se retomarán el lunes 1 de marzo.

Núñez Feijóo trata de ser "cauto" y avanza que el comité clínico se plantea cerrar Galicia en Semana Santa "si la situación no es epidemiológicamente aceptable". El presidente gallego calcula que A Coruña podrá avanzar en la desescalada "en la segunda semana de marzo".