20 de septiembre de 2018
20.09.2018
La Opinión de A Coruña
A CORUÑA

La adscripción del Consorcio a Oleiros divide a los alcaldes y abre otra crisis en la entidad

Culleredo amenaza con abandonar el ente y Cambre, Carral y Abegondo advierten de que no tolerarán imposiciones de Oleiros n Betanzos, Bergondo y Sada instan a centrarse en mejorar los servicios

20.09.2018 | 01:27

El Consorcio As Mariñas atraviesa su mayor crisis desde su constitución en el año 2000. Su adscripción al Concello de Oleiros por imperativo legal y la decisión del alcalde Ángel García Seoane de encargar una auditoría a una empresa privada y su deseo de limitar la actividad del ente supramunicipal a la recogida de basuras, lacería y servicios sociales ha recibido una dura respuesta del Concello de Culleredo, que carga contra el "intervencionismo" y "totalitarismo" de regidor oleirense y amenaza con emular a Arteixo y poner en marcha su propio servicio de recogida de residuos.

La política ha entrado con fuerza en el Consorcio, que siempre había presumido de dejar las siglas a las puertas en aras del consenso. La entidad, que ya recibió un duro golpe con la salida de Arteixo en diciembre de 2017, se ha dado de plazo hasta el 20 de octubre para decidir su futuro y sus integrantes ya no esconden sus desencuentros. La falta de sintonía es especialmente evidente entre los alcaldes de Oleiros y Culleredo, con un cruce de duras descalificaciones, aunque los regidores de Cambre, Carral y Abegondo también dejan claro su desacuerdo con la deriva del ente desde la adscripción a Oleiros.

Más moderados, los regidores de Sada, Betanzos y Bergondo hacen un llamamiento al consenso y ponen el acento en la necesidad de mejorar la gestión del Consorcio. Lo que todos tienen claro es que, al menos en lo que respecta al servicio de recogida de basura, hay mucho margen de mejora.

El alcalde de Abegondo y presidente del Consorcio, José Antonio Santiso (PP), afirmó ayer que "valorará" la propuesta del Concello de Culleredo de poner en marcha un nuevo servicio consorciado de recogida de basuras y avanzó que se plantea "trasladar sus ideas" sobre el futuro del ente. "Abegondo no va a participar jamás en un organismo que no tenga un funcionamiento democrático o en el que no esté garantizado su derecho de representación y participación", advirtió Santiso, que sostiene que la adscripción a Oleiros "no debe en ningún caso cambiar el modelo de diálogo y consenso".

El regidor de Cambre, el independiente Óscar García Patiño, instó a los concellos del área "molestos con la adscripción a Oleiros" a "buscar fórmulas jurídicas que recuperen la esencia fundacional del Consorcio". Patiño cree que la adscripción a un concello "genera un conflicto de intereses" y urge a dejar las "guerras electoralistas" y a estudiar nuevos modelos de gestión para mejorar el servicio de recogida de basura. "Si alguien no quiere avanzar en esta línea, Cambre reunirá al resto de concellos que estén de acuerdo en buscar una solución conjunta para definir el futuro del ente", avisa el cambrés, que se abre a valorar el nuevo servicio que plantea Culleredo.

El alcalde de Carral, José Luis Fernández Mouriño (PP), sostiene que la adscripción a Oleiros por ley "es solo un tema de la cuenta general". "En ningún lado figura que el alcalde de Oleiros tenga un poder diferente. Si le da por llevar el Consorcio a su manera sin contar con el resto, Carral tendrá mucho que decir", avisa Mouriño, que ve preciso acordar mejoras en la recogida de basura.

Las alcaldesas socialistas de Betanzos y Bergondo, María Barral y Alejandra Pérez, hicieron ayer un llamamiento al consenso, a centrarse en la prestación de servicios y a evitar las disputas públicas. Alejandra Pérez hizo ayer un "llamamiento a la sensatez y cordialidad". La regidora advirtió de que la adscripción a Oleiros "no debe variar el espíritu de participación y consenso", pero desvinculó los problemas de servicio de recogida y tratamiento de residuos del cambio. "Oleiros no ejecutó ningún cambio", incide. En la misma línea, María Barral instó a los concellos a "remar en un solo sentido" y "mantener los valores que siempre han regido el Consorcio As Mariñas". "Lo importante es que los vecinos dispongan de los mejores servicios, con independencia de quien tenga la encomienda de la gestión", incidió la alcaldesa de Betanzos, que dejó claro que exigirá que su municipio tengan un buen servicio de recogida de basura.

El alcalde de Sada, Benito Portela (Sadamaioría) considera que "la adscripción a Oleiros no tiene nada que ver con la calidad del servicio" y urge a centrarse en "lo importante". Portela recordó que la auditoría había desvelado varias deficiencias en la recogida y tratamiento de residuos e instó a exigir a la concesionaria que se subsanen "de una vez".

Lejos de acercar posturas, los alcaldes de Oleiros y Culleredo cruzaron ayer nuevos reproches, que llegaron a extender a la gestión que realizan en sus respectivos concellos. Ángel García Seoane (Alternativa dos Veciños) acusó a José Ramón Rioboo (PSOE) de dar "coces de burro contra los que quieren una administración pública al servicio del ciudadano" y sostuvo que es su obligación velar porque "los contratos se realicen en óptimas condiciones".

José Ramón Rioboo acusó a su homólogo oleirense de pretender erigirse en "jefe de la entidad" y deja claro que abandonará el Consorcio si la adscripción a Oleiros "se traduce en un ejercicio de totalitarismo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es