Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El juzgado ve indicios para seguir contra el alcalde y el arquitecto de Oleiros en el caso Carnicero

Dicta auto de procedimiento abreviado tras concluir las diligencias iniciadas en 2021 por el derribo de la vivienda | La primera teniente de alcalde y la asesora urbanística quedan fuera

Imagen de lo que quedó de Casa Carnicero al día siguiente del derribo, el 1 de enero de 2021. | // CARLOS PARDELLAS

El Juzgado de Instrucción Número 8 de A Coruña finalizó las diligencias previas en la denuncia por supuesto delito contra el patrimonio histórico por el derribo en Fin de Año de 2020 de la Casa Carnicero, después de que a mediados del año pasado la Fiscalía formulase denuncia. Tras practicar pruebas y tomar declaración a las partes, el juzgado decretó un auto de procedimiento abreviado con el que da por concluida la instrucción de las diligencias previas y acuerda continuar el trámite por este nuevo procedimiento al considerar que existen indicios suficientes para proseguir con la causa. En esta nueva fase del procedimiento sin embargo la jueza solo mantiene como investigados al alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane; y al arquitecto municipal, José Luis Jares.

En este auto del juzgado, por lo tanto, quedarían fuera de la investigación la primera teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, María José Varela; y la asesora urbanística, Gloria de la Montaña García Alcántara.

El auto de apertura de procedimiento abreviado fue trasladado a las partes para que soliciten el sobreseimiento, la apertura de juicio oral, o de forma excepcional, otras diligencias complementarias. Este auto fue recurrido.

Con esta resolución judicial se da un paso más hacia la posible apertura de juicio oral en una causa que denunció la Fiscalía tras dar traslado la Xunta de la demolición de una construcción protegida y catalogada en el Plan Xeral de Ordenación Municipal. La Fiscalía solicitó la declaración del regidor y del arquitecto y de la teniente de alcalde y la asesora urbanística (estas dos últimas ya no figuran como investigadas) y como testigos, del concejal de Obras y varios trabajadores de la empresa que hizo la demolición, Construcciones López Cao. También declararon agentes de la Policía Autonómica que acudieron al lugar del día del hecho.

El alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, ya vivió una situación muy similar, un juicio por demoler una construcción. En este caso, ocurrió en mayo de 1989, hace 33 años, y fue por tirar el muro de protección del relleno de una caseta en la playa de Santa Cristina que había sido ocupada como vivienda por una persona. El Tribunal supremo, hace 26 años, sentenció al regidor a seis años y un día de inhabilitación especial para cargos públicos. No se hizo efectiva hasta 2006 y siguió como asesor de la Alcaldía hasta que pudo regresar a la política y volvió a ganar las elecciones.

El propio Seoane declaró hace unos meses que había gente “que estaba a ver si lo inhabilitan nuevamente”. El muro que el alcalde derribó en Santa Cristina y que le supuso la imputación fue demolido después por el propio organismo de Costas en 1991.

García Seoane también decretó el 30 de diciembre de 2020 la demolición de la Casa Carnicero, obra del arquitecto Rafael González Villar, después de que unos meses antes hubiese sufrido un importante incendio. Justificó su decisión en el peligro inminente de desplome sobre la calzada de la carretera del puente de A Pasaxe, debido a que esos días había habido lluvias y vientos fuertes. Días antes del Concello había declarado la ruina técnica y económica de la vivienda. Reconoció que precisaba el permiso de Patrimonio de la Xunta pero dos días después, tras una inspección, consideró que había un “grave deterioro” y había que actuar de forma urgente. El día 30 decretó el derribo y le dio 24 horas de plazo a la Xunta para alegar.

Patrimonio había autorizado medidas de emergencia para apuntalar la edificación tras el incendio y recomendaba rehabilitar el inmueble.

Compartir el artículo

stats