El temporal de intensas lluvias en los últimos días llegó al nivel máximo la pasada Nochebuena, con hasta 240 litros por metro cuadrado de lluvia acumulada en la estación de Guísamo según las estadísticas de Meteogalicia. En Bergondo el agua anegó viviendas de Ouces, Guísamo y Lubre. Los anegamientos más graves se registraron en Sada.

De nuevo la avenida A Lagoa alcanzó varios centímetros de agua, que incluso sobrepasó el nivel de la acera. Efectivos de Emergencias realizaron trabajos de achique, incluso doblando turnos, en colaboración con la Policía Local y el departamento de Obras y Servicios. Fue necesario cortar, por la lluvia, varias calles (Venezuela, A Lagoa, Cambre y Culleredo).

El agua de la lluvia también anegó algunas viviendas y bajos tras subir el nivel de los ríos Maior y Callou. También superó el nivel de desbordamiento el río Mandeo en Aranga y el Mendo en Betanzos. La zona de la laguna de Mera en Oleiros también se desbordó, causando anegamientos en todo el entorno, donde se ubican viviendas que suelen sufrir las consecuencias de estas avenidas.

Los bomberos del parque comarcal de Betanzos realizaron varias salidas para actuar en incidencias por desprendimientos, bolsas de agua y caída de muros. En la madrugada del domingo los bomberos betanceiros también se desplazaron hasta Sada para retirar un árbol que había caído en la carretera e interrumpía la circulación.