“Galicia está de moda”, asguró ayer el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, durante su visita a la Feria Internacional de Turismo (Fitur), en Madrid. Y para muestra de ello, avanzó la cifra récord de visitantes a la comundiad gallega el año pasado: 6,3 millones, entre ellos 438.000 peregrinos de 180 países. En su intervención, Rueda puso en valor la apuesta de Galicia por un turismo sostenible de la mano de la enogastronomía, con el objetivo de consolidarse como un destino de referencia en la década jacobea. Según destacó, existen otras “oportunidades únicas” para volver a Galicia en esta década, en la que los años 2027 y 2032 volverán a ser santos, por lo que ha augurado cifras aún más optimistas ya que “Galicia está de moda”.

Gran parte de ese éxito se debe, según apuntó, a que antes de la pandemia Galicia ya cuidaba aspectos que ahora demandan los turistas del siglo XXI y que se ajustan a los parámetros de calidad y sostenibilidad exigidos por la UE, como el turismo tranquilo, el cuidado de la naturaleza o el respeto por el medio ambiente.

“Galicia es verde”, manifestó el presidente de la Xunta, al tiempo que añadió que en el turismo gallego se pueden aplicar las “4R” de la sostenibilidad: reducir el tráfico, recuperar el patrimonio, reciclar el estrés y reutilizar las experiencias gastronómicas.

Rueda señaló además que esta mezcla de enoturismo y turismo sostenible está presente en apuestas como la Ruta del Vino, el turismo náutico y deportivo o los balnearios termales.

Asimismo,ratificóel apoyo de la Xunta al turismo gallego y ha recordado la partida de más de 27 millones de euros en ayudas para mejorar la calidad, la profesionalidad y la innovación en el sector, además de los 8 millones que en 2023 se destinarán a mejorar la eficiencia energética de los establecimientos turísticos.