Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Baloncesto Álex Hernández Base del Leyma, vuelve dezpués de diez meses lesionado

Álex Hernández: “El equipo está trabajando bien y la segunda vuelta va a ser muy buena”

“Hubo días duros, pero siempre encontré la energía y la motivación para seguir”

Álex Hernández, en una de las canastas del Palacio de los Deportes de Riazor. | // VÍCTOR ECHAVE

El mejor fichaje del Leyma en el mercado invernal ha sido el de Álex Hernández (Murcia, 1990). Diez meses después de que se rompiera el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, el base regresó la pasada jornada a la convocatoria naranja. El proceso ha sido duro, pero ha hecho más fuerte a un jugador que no tiene miedo a asumir todo los deberes extra que tenga que hacer para ponerse al día con un equipo al que vaticina una gran segunda vuelta.

¿Qué recuerda del día que se lesionó, se dio cuenta que era grave?

Yo pensaba que no. En la jugada noté que se me iba la rodilla, pero pude salir andando, no tenía un dolor excesivo ni se me hinchó la rodilla. Al día siguiente ya la cosa cambió, me hicieron las pruebas y ya salió que la rodilla estaba mal y que tenía que pasar por quirófano.

¿Así es más duro asimilarlo?

Creo que lo que pasó es que me intenté convencer de que no había sido grave. Pero cuando me vio el doctor ya tenía líquido y lo que yo había notado era lo que se dice que se nota cuando te la rompes....

¿Cómo afrontó la noticia?

Fue un momento malo, de mucha tristeza por perderme el final de temporada, por saber que iba a ser un proceso largo y que iba a estar muchos meses sin jugar al baloncesto, que al final es lo que más me gusta, y con mucha incertidumbre por saber qué pasaría en el futuro a nivel deportivo, por saber cómo nos organizaríamos a nivel familiar...

¿Le dio seguridad que el club decidiera renovarle?

Hubiese sido normal que hubiese optado por otra opción. Pero cuando acabó la temporada me comunicaron que querían contar conmigo y eso lógicamente habla muy bien del club y hace que esté muy orgulloso de vestir esta camiseta.

¿Era su primera lesión grave? No será lo mismo sufrirla con 20 que con 30 años.

Era la primera. No hay momento bueno para una lesión así. Las cosas vienen como vienen y hay que intentar afrontarlas de la mejor manera posible y así lo he intentado hacer durante todos estos meses, trabajando al máximo en la recuperación. Ahora toca volver a ilusionarse, a disfrutar y compartir el día a día con mis compañeros y estoy feliz.

Javi Vega dijo que durante estos meses usted era el primero en llegar y el último en marcharse.

Siempre tuve claro que en esta profesión hay que trabajar mucho. Y cuando tuve la lesión me di cuenta de que iba a tener que trabajar incluso más si quería volver a disfrutar del baloncesto. Así lo he intentado hacer. Hubo días muy duros pero siempre he encontrado la energía y ambición de venir a dar el máximo... merecía la pena el esfuerzo.

¿Cuál fue el peor momento?

El peor momento es cuando me confirman la noticia. Recuerdo que me llamó el doctor esa misma noche, y aunque sabía que era algo que podía pasar, fue un momento malo. Después, la recuperación al ser tan larga, no es lineal. Hay momentos en los que no te encuentras muy bien, tienes pequeñas recaídas, hay mucha incertidumbre por si todo el esfuerzo va a servir para volver...

Una montaña rusa.

Una montaña rusa de emociones. Yo he intentando mantener siempre el equilibrio. Ni en los días buenos estar muy esperanzado ni en los malos verlo todo como una catástrofe. Para eso me ha ayudado mucho la familia, mi mujer y mis hijos. Pero también el cuerpo médico del Leyma. Trabajar con ellos ha sido la única parte positiva de la lesión. Con Gus (Gago), Bruno (Camblor), Edu (Seoane), el doctor Lariño, la clínica Fisiosport... ya son buenos amigos.

¿Fueron fisios y psicólogos?

Es que las emociones están ahí y muchas veces hay mucha incertidumbre. ‘¿Voy a volver a jugar al baloncesto otra vez?’ ‘¿A qué nivel?’ En la medida de lo posible intentaba no pensar y sobre todo no hacer comparaciones ni con mi versión previa a la lesión ni con nadie.

¿Cuándo sintió que ya estaba recuperado, listo para volver?

No hay un día concreto. Los dolores no desaparecen del todo. Me noto bien, cada día mejor. Entrar en un equipo que ya está rodado no es fácil y voy a tener que estar preparado y trabajar más. Pero estoy dispuesto.

Contra Palencia no tuvo minutos. ¿Espera tenerlos hoy contra Burgos?

Intentaré estar preparado por si Epi me dice de salir. Pero si yo juego o no, no es lo importante. Lo importante es que el equipo sume victorias, juegue a buen nivel. Todas las energías y fuerzas tienen que estar centradas en eso.

¿Cómo ha visto a Jakovics y Filipovic, sus compañeros de puesto?

Son jugadores de gran nivel, que se están adaptando muy bien a la liga. Los dos son capaces de anotar, de asistir... estoy contento de compartir posición y entrenar con ellos.

Ambos tienen un perfil diferente. ¿Cuál será su rol, qué puede aportar nuevo al equipo?

Yo soy el que se tiene que adaptar al equipo. Soy un jugador que intenta generar juego y ventajas desde el bloqueo directo, y gestionar bien qué sistema jugar para tratar que todo el mundo esté enchufado. Han sido siempre mis características... y espero que sigan siéndolo.

¿Y cómo ve el nivel de la liga?

Los que la conocemos no nos sorprende que esté habiendo tantas sorpresas. Se contaba con que Andorra y Burgos eran dos plantillas de otra categoría. Pero la LEB es muy particular. A Burgos puede que le esté costando más, no está encontrando las mejores sensaciones, pero es una plantilla de primer nivel. Nosotros también. Veo al equipo trabajando muy bien, el día a día es bueno y tengo confianza en que la segunda parte del año va a ser muy buena.

¿A falta del partido contra Burgos, qué nota le pondría a la primera vuelta del Leyma?

Hemos estado bastante sólidos contra los equipos de la parte baja. Y contra los de arriba hemos competido bien. Pero sí que hubo minutos que nos hicieron parciales demasiado grandes. Una vez que controlemos eso seremos capaces de sumar más victorias. La nota debe ser buena, sobre todo mirando con optimismo a la segunda vuelta. Tenemos margen de mejora y eso es bueno.

Y que no haya lesiones.

Eso es un factor siempre del deporte profesional y crucemos los dedos por un año sano. Que no le toque a nadie. Que todo el mundo se mantenga sano y todos podamos ayudar al equipo.

Compartir el artículo

stats